El sector empresarial de Guatemala se une a las protestas para exigir la renuncia de Colom

  • Guatemala, 15 may (EFE).-El Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif) de Guatemala se unió hoy a las protestas de otros grupos sociales para exigir la renuncia del presidente Álvaro Colom, por su supuesta participación en el asesinato de un prestigioso abogado.

El sector empresarial de Guatemala se une a las protestas para exigir la renuncia de Colom

El sector empresarial de Guatemala se une a las protestas para exigir la renuncia de Colom

Guatemala, 15 may (EFE).-El Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif) de Guatemala se unió hoy a las protestas de otros grupos sociales para exigir la renuncia del presidente Álvaro Colom, por su supuesta participación en el asesinato de un prestigioso abogado.

Los directivos del Cacif convocaron a sus asociados a unirse a una manifestación programada para el próximo domingo, en la que diversos sectores sociales pedirán la dimisión de Colom.

"Esta no es una lucha de pobres contra ricos, es una lucha porque el Estado de Derecho se cumplan en el país y para recuperar instituciones que no cumplen adecuadamente con su deber", dijo a periodistas el presidente del Cacif, Jorge Montenegro.

Los empresarios también exigieron a la Fiscalía y a la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) "plazos concretos" para dar a conocer los resultados de las investigaciones que realizan sobre el asesinato del abogado Rodrigo Rosenberg, y los señalamientos hechos en contra de Colom.

Rosenberg, quien fue asesinado el pasado domingo en el sur de la capital, grabó un vídeo tres días antes de su muerte, en el que acusó a Colom de su asesinato.

"Si usted está viendo este vídeo es porque yo, Rodrigo Rosenberg Marzano, fui asesinado por el secretario privado de la Presidencia, Gustavo Alejos, y su socio Gregorio Valdez (empresario vinculado al Gobierno), con la aprobación del señor Álvaro Colom y de (su esposa) Sandra de Colom", dice el abogado en la grabación.

El letrado, de 47 años de edad, aseguró en el vídeo que su muerte se debió a que tenía pruebas de la participación del Presidente y de cercanos colaboradores suyos en el homicidio, el pasado 14 de abril, del empresario Khalil Mussa y su hija Marjorie Mussa.

En su testimonio asegura que Mussa, quien formaba parte de la junta directiva del Banco de Desarrollo Rural (Banrural), de capital mixto, fue asesinado, a su vez, por negarse a encubrir "los negocios ilegales y millonarios que se negocian día a día" en esa institución.

Los directivos del Cacif también exigieron realizar una auditoría forense al Banrural, el segundo banco privado del país; dieron un voto de confianza al jurista español Carlos Castresana, quien dirige la CICIG, y le pidieron hacer una investigación "independiente, técnica y profesional".

Los empresarios también declararon a Rosenberg como "héroe" por "su valentía" al grabar el vídeo de denuncia "y ofrendar su vida", y como "mártires" al empresario Mussa y su hija.

A la marcha prevista para el próximo domingo, que se empezó a organizar a través de las redes de Internet, con el objetivo de exigir justicia por el asesinato del abogado y pedir la dimisión de Colom, también se unirán los principales líderes de la oposición.

"Convocaremos a todos los guatemaltecos a que se unan a esta gesta por la democracia", dijo hoy a periodistas el general retirado Otto Pérez Molina, del derechista Partido Patriota.

De igual forma se han pronunciado Alejandro Giammattei y Eduardo Suger, ex candidatos a la Presidencia y abiertos críticos de Colom.

Colom insiste en que es inocente de los señalamientos hechos por Rosenberg en el vídeo, y asegura que no renunciará a la Presidencia, y que "sólo muerto" será sacado del Palacio de Gobierno.

Este caso se ha convertido en el escándalo político más grande y grave que ha tenido que enfrentar Colom desde enero de 2008 cuando inició su Gobierno, y, según analistas locales, podría generar una crisis de gobernabilidad y polarización social de grandes proporciones.

Desde el pasado martes, miles de guatemaltecos en manifestaciones contrarias han coincidido en la Plaza de la Constitución, en la capital, unos para pedir la salida de Colom y otros para mostrarle su apoyo al mandatario.