El temor de quiebra daña los resultados de General Motors durante el primer trimestre

  • Washington, 7 may (EFE).- General Motors (GM) perdió 6.000 millones de dólares y casi la mitad de sus ingresos en el primer trimestre del año en medio de intensas especulaciones sobre su futuro, dado que el 1 de junio vence el plazo que tiene para evitar la quiebra.

Washington, 7 may (EFE).- General Motors (GM) perdió 6.000 millones de dólares y casi la mitad de sus ingresos en el primer trimestre del año en medio de intensas especulaciones sobre su futuro, dado que el 1 de junio vence el plazo que tiene para evitar la quiebra.

Los principales ejecutivos de GM reconocieron hoy durante una conferencia de prensa con analistas y medios de comunicación que las especulaciones sobre el futuro de la compañía están dañando sus resultados.

"Los rumores y especulaciones sobre la quiebra claramente influyó de alguna manera en términos de ventas a particulares", dijo el director financiero de GM, Ray Young, durante la conferencia, en la que explicó las cifras del fabricante de automóviles.

"Lo que necesitamos es dejar de estar en la portada de los periódicos", añadió posteriormente.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha dicho que GM tiene hasta el 1 de junio para reestructurar su deuda, y reducir sus responsabilidades financieras con sus trabajadores y sus operaciones si quiere evitar la quiebra.

El Gobierno estadounidense ha dado a GM 15.400 millones de dólares desde el pasado mes de diciembre para mantener sus operaciones en Estados Unidos en marcha.

GM reconoció hoy que ha sido ese dinero lo que le ha permitido seguir operando en el primer trimestre tras perder 2.700 millones de dólares más que en el mismo periodo de 2008 y reducir sus ingresos de 42.400 millones de dólares a 22.400 millones.

La empresa dijo que a fecha del 31 de marzo contaba con 11.600 millones de dólares en efectivo, 2.600 millones de dólares menos que lo que tenía al 31 de diciembre de 2008.

"El cambio en la liquidez refleja un flujo de caja negativo de 10.200 millones de dólares en el primer trimestre de 2009, lo que fue parcialmente compensado por los fondos TARP (Programa de Alivio de Activos Depreciados) procedentes de EE.UU.", dijo la compañía a través de un comunicado.

La empresa justificó la dramática reducción de ingresos por "las continuadas presiones globales y bajos volúmenes de la industria del automóvil en todo el mundo".

Pero mientras que las ventas de automóviles cayeron globalmente un 21 por ciento, GM dejó de producir 903.000 vehículos durante el trimestre para reducir sus inventarios, lo que se traduce en una reducción de producción de un 40 por ciento respecto a igual periodo de un año atrás.

En los tres primeros meses del año GM también consiguió reducir sus costes estructurales en 3.100 millones de dólares, pero Young reconoció que se logró en parte gracias a que la compañía se vio obligada a reducir su producción en Norteamérica, lo que limitó sus costes, y precisó que la cifra no es suficiente.

"No podemos recortar nuestros costes lo suficiente para compensar la pérdida de ingresos", dijo Young.

Young repitió lo que el presidente y consejero delegado de GM, Fritz Henderson, ha asegurado en las últimas semanas: que la empresa prefiere realizar su reestructuración sin tener que recurrir a los tribunales.

Pero añadió que si finalmente General Motors se tiene que declarar en quiebra, debería salir de ella rápidamente.

Con o sin quiebra, Young reconoció que el segundo trimestre del año será difícil porque la empresa ya ha anunciado que cerrará prácticamente todas sus factorías en Estados Unidos de forma temporal durante el verano para seguir reduciendo los inventarios y recortar sus costes.

El rendimiento de Norteamérica siguió siendo el gran problema del fabricante, aunque Europa también tuvo un mal periodo, a pesar de que la demanda en Alemania se vio reforzada por el programa gubernamental de incentivo de compra de nuevos vehículos.

En Norteamérica sus ingresos se redujeron a la mitad, 12.300 millones de dólares, mientras que en Europa pasó de 9.900 millones a 5.300 millones de dólares. En la región de Asia Pacífico los ingresos se redujeron a 2.400 millones de dólares, mientras en América Latina, África y el Oriente Medio ascendieron a 3.400 millones de dólares.

Young se negó a confirmar que GM está en conversaciones para vender sus operaciones en Latinoamérica, pero dijo que cualquier posible venta en Europa u otras regiones estará vinculada a conseguir las mayores "sinergias" posibles.