En libertad el último detenido por el "caso Gürtel"

MADRID (Reuters) - El juez del "caso Gürtel", Antonio Pedreira, ha dejado en libertad al último detenido en la trama de corrupción, el ciudadano suizo Gianfranco Fasana, presunto responsable del desvío de fondos al exterior, aunque ha mantenido su imputación en la causa, dijo el viernes el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Fasana, alias 'Zafa', prestó declaración durante tres horas y media y ha colaborado estrechamente con la investigación de la trama dirigida por Francisco Correa y en la que están implicados altos cargos del PP, según informó el TSJM en un comunicado.

El juez, no obstante, ha ratificado "su condición de imputado por participación en una trama" a la que se le atribuyen delitos de cohecho, tráfico de influencias, fraude fiscal, asociación ilícita, blanqueo de capital y falsedad, dijo la nota.

El nombre de Fasana ya aparecía en el auto de inhibición del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón el pasado marzo como el responsable de gestionar los recursos financieros de la trama en el exterior.

En uno de los documentos intervenidos por los investigadores judiciales aparece el nombre de Fasana como titular de una caja de seguridad de la que también era titular Pablo Crespo, otro de los imputados y colaborador estrecho de Correa, según medios de comunicación.

Al parecer, en el documento intervenido en una caja de seguridad figura un apunte de 150.000 euros en efectivo entregado supuestamente al diputado del PP en la Asamblea de Madrid Benjamín Martín Vasco - también imputado - en julio de 2005, que coincide con el existente en la cuenta personal del diputado popular.

Además de Fasana también ha declarado hoy su estrecho colaborador Dante Jacues Canónica, tras presentarse voluntariamente ante el tribunal, dijo el TSJM.

El denominado "caso Gürtel" ha salpicado a altos cargos del Partido Popular que supuestamente habrían recibido regalos y dinero a cambio de adjudicación de contratos a la empresa dirigida por Francisco Correa.

Entre los dirigentes imputados se encuentra el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, su número dos Ricardo Costa y varios diputados populares en la Asamblea de Madrid, incluido Martín Vasco.