España reformará las primas a las energías renovables

MADRID (Reuters) - En un contexto de crisis económica, España prepara un nuevo Real Decreto que reformará la normativa de primas a las energías renovables y los objetivos de instalación, que serán establecidos a corto plazo, dijo el viernes el Ministerio de Industria.

"El Gobierno va a hacer un nuevo sistema de retribución (a las energías renovables) y una nueva normativa para hacerla más flexible de acuerdo a las necesidades de suministro energético y a la realidad económica de cada momento", dijo un portavoz del Ministerio de Industria.

"La realidad de ahora es la crisis económica", añadió.

España se ha convertido en los últimos dos años en uno de los primeros productores mundiales de energías renovables, un sector que ha vivido un auténtico 'boom' al calor de las generosas primas ofrecidas por el Gobierno.

Las primas, entendidas como un coste más del sistema eléctrico y financiadas a cargo del déficit tarifario, han engordado considerablemente la factura eléctrica española.

Aunque el portavoz tampoco quiso comentar sobre posibles rebajas en estas subvenciones, mencionadas por el periódico El Economista el viernes, una fuente del sector señaló que era la tendencia lógica en todo sistema subvencionado.

"Si pone en riesgo el sistema, habrá que reducirlas (las primas)", añadió la fuente.

La nueva normativa supondrá sustituir también los objetivos de instalación vigentes - que se fijaban metas a 2012 y 2020 - y sustituirlos por objetivos a corto plazo, probablemente anuales.

"En teoría, serían objetivos anuales", dijo el portavoz, aunque precisó que la normativa todavía no estaba cerrada.

España esperaba contar con una potencia instalada eólica de 20.000 megavatios en 2012, según los objetivos todavía vigentes. En 2008, la potencia eólica instalada en el país ya superaba los 17.000 MW.

PRIMER PASO, CREACIÓN DEL REGISTRO PREVIO

El Gobierno ya dio los primeros pasos para el cambio el jueves, cuando publicó en el Boletín oficial del Estado un Real Decreto en el que desarrollaba los principales acuerdos logrados con las eléctricas para poner fin al sistema de déficit tarifario - dinero que se les adeuda a las compañías por la diferencia entre el coste total de la energía y la tarifa permitida de venta -.

En el Real Decreto, el Gobierno advirtió sobre los riesgos del desarrollo "desordenado" de las energías verdes y aprobó la creación de un registro en el que todos los proyectos renovables deberán inscribirse para después percibir la subvención.

"La tendencia que están siguiendo estas tecnologías podría poner en riesgo, en el corto plazo, la sostenibilidad del sistema, tanto desde el punto de vista económico por su impacto en la tarifa eléctrica como desde el punto de vista técnico", dijo el Real Decreto.