Gates sustituye a su jefe en Afganistán porque hacía falta un "nuevo liderazgo"

  • Washington, 11 may (EFE).- El secretario de Defensa, Robert Gates, ha sustituido al responsable militar en Afganistán, el general David McKiernan, porque la situación y la nueva estrategia del Gobierno de EE.UU. en ese país requiere "un nuevo liderazgo".

Washington, 11 may (EFE).- El secretario de Defensa, Robert Gates, ha sustituido al responsable militar en Afganistán, el general David McKiernan, porque la situación y la nueva estrategia del Gobierno de EE.UU. en ese país requiere "un nuevo liderazgo".

En una rueda de prensa, Gates explicó que ha pedido el relevo de McKiernan tras haberlo estudiado "cuidadosamente" y tras haber consultado al jefe del Estado Mayor Conjunto, almirante Mike Mullen, y al jefe del Mando Conjunto Central, general David Petraeus.

McKiernan, un general de tres estrellas del Ejército de Estados Unidos que asumió el mando en Afganistán en el 2008, será reemplazado por Stanley McChrystal, actualmente el director del Estado Mayor Conjunto, señaló el secretario de Defensa.

Por su parte, el teniente general David Rodríguez se convertirá en el "número dos" de McChrystal en el país centroasiático, agregó.

El cambio se produce en un momento en el que EE.UU. pretende poner en marcha en Afganistán una "nueva política, una estrategia y una nueva visión", algo que requiere también un "nuevo pensamiento, ver con otros ojos el problema" del conflicto en ese país, dijo Gates.

El titular de Defensa, quien visitó la semana pasada Afganistán para evaluar in situ la situación en ese país y supervisar los preparativos para la puesta en práctica de la nueva estrategia de EE.UU., indicó que "era el momento para hacer cambios".

A finales de marzo, el presidente Barack Obama anunció su nueva estrategia para Afganistán, que incluye el envío de 4.000 soldados más, que tendrán como misión el adiestramiento de las fuerzas afganas y se sumarán a los 17.000 adicionales que ya había anunciado en febrero y que están llegando ya al país.

Esta decisión eleva la presencia total de militares de Estados Unidos en Afganistán a cerca de 57.000.

Por otro lado, EE.UU. también aumentará su presencia civil, para forjar la estabilidad de Afganistán, permitir el suministros de servicios básicos e impulsar su economía.

Mullen, quien compareció junto a Gates en la rueda de prensa, coincidió con el secretario de Defensa en la necesidad de contar "con un nuevo liderazgo" en Afganistán.

McKiernan y otros mandos militares habían dicho que los recursos que necesitaban en Afganistán, país que fue invadido por Estados Unidos en 2001 y donde la insurgencia talibán se ha intensificado en años reciente, ya estaban comprometidos en Irak.

El cambio del mando en el país centroasiático supone seguramente el fin de la carrera militar de McKiernen, tal y como reconoció hoy el propio Gates, quien respondió a la pregunta con un "probablemente".

El secretario de Defensa admitió que el Ejército ha carecido durante mucho tiempo de personal y de recursos económicos en Afganistán debido a la mayor importancia que dio desde 2003 el anterior Gobierno al conflicto en Irak.

"Pero considero que nuestra misión allí requiere un nuevo pensamiento y nuevos enfoques por parte de nuestros líderes militares", destacó.

"Hoy tenemos una nueva política, fijada por nuestro nuevo presidente, tenemos una nueva estrategia, una nueva misión y un nuevo embajador (Karl Eikenberry). Considero que un nuevo liderazgo militar también es necesario" en Afganistán, concluyó.

McChrystal se encargará ahora de poner en práctica la nueva estrategia de EE.UU. en ese país.

El teniente general encabezó entre 2006 y 2008 el Mando Conjunto de Operaciones Especiales, responsable de buscar y seguir la pista de líderes de la red terrorista Al Qaeda en Irak, entre ellos el difunto Abu Musab al Zarqawi.