Gazprom firma acuerdos con ENI y países de transito para tender South Stream

  • Moscú, 15 may (EFE).- Gazprom firmó hoy convenios con Bulgaria, Grecia y Serbia para tender por su territorio el gasoducto South Stream y acordó con la compañía italiana ENI duplicar su capacidad de trasiego hasta los 63.000 millones de metros cúbicos anuales.

Moscú, 15 may (EFE).- Gazprom firmó hoy convenios con Bulgaria, Grecia y Serbia para tender por su territorio el gasoducto South Stream y acordó con la compañía italiana ENI duplicar su capacidad de trasiego hasta los 63.000 millones de metros cúbicos anuales.

La firma de los acuerdos sobre South Stream, que compite con el proyecto europeo Nabucco, tuvo lugar en Sochi en el marco de una reunión que celebraron en ese balneario del mar Negro los primeros ministros ruso, Vladímir Putin, e italiano, Silvio Berlusconi.

South Stream, un proyecto del gigante gasístico ruso y de la ENI italiana, con un coste estimado en hasta 25.000 millones de euros, prevé tender un gasoducto que suministre gas de Rusia a través del mar Negro a Bulgaria y de allí a otras zonas de Europa.

El presidente de Gazprom, Alexéi Miller, firmó con los dirigentes de las compañías energéticas estatales de Bulgaria, Grecia y Serbia sendos acuerdos para crear las empresas mixtas que se harán cargo de tender y operar los respectivos tramos nacionales de South Stream.

Las acciones en las empresas mixtas con el Consorcio Energético de Bulgaria y con la compañía griega DESFA se repartirán a medias, y en la que se creará con la serbia Srbijagas el gigante ruso tendrá una participación del 51 por ciento, informó la agencia Itar-Tass.

Además, Miller y el director de ENI, Paolo Sacroni, suscribieron un anexo al anterior memorando de entendimiento para la construcción del gasoducto que prevé duplicar la capacidad de su parte marítima, inicialmente fijada en 31.000 millones de metros cúbicos de gas.

El proyecto supone "un paso muy importante para garantizar la seguridad energética", declaró Berlusconi, mientras Putin indicó que South Stream incrementará la "interdependencia" de Rusia, como gran suministrador de carburante, y los países europeos que lo consumen.

"Cuando tendemos un gasoducto con un coste de miles de millones de dólares, nos comprometemos con los consumidores, lo que garantiza la estabilidad no solo del mercado energético europeo sino de las economías en general", manifestó el primer ministro ruso.

Putin aseguró que Rusia no obstruirá la puesta en marcha de proyectos alternativos a South Stream, ante todo de Nabucco, ideado por la Unión Europea para recibir gas de la región del mar Caspio y Asia Central esquivando el territorio ruso.

Pero reiteró su tesis de que Nabucco será económicamente inviable por la falta de reservas de gas para llenar las tuberías, si al proyecto no se suma Irán.

"Antes de invertir miles de millones de dólares y de enterrarlos bajo tierra, hay que tener claro de dónde provendrá el gas para ese gasoducto", señaló.

El presidente de Gazprom informó por su parte de que el gasoducto entrará en funcionamiento a más tardar el 31 de diciembre de 2015, y aseguró que "no hay problemas con la financiación del proyecto".

Miller precisó que los gastos capitales para la construcción del tramo marítimo (900 kilómetros de largo y 2.000 metros de máxima profundidad) y de los terrestres en los países de tránsito suman 8.600 millones de dólares.