Georgia inició al guerra con Rusia de 2008, según un informe

BRUSELAS (Reuters) - Un ataque injustificado de Georgia en el territorio separatista de Osetia del Sur inició la guerra de cinco días con Rusia del año pasado, dijo el miércoles un informe respaldado por la Unión Europea.

El texto también criticó a Rusia, señalando que su respuesta "excedió los límites razonables", pero sus resultados fueron particularmente críticos con la conducta de Georgia bajo la presidencia de Mijeil Saakashvili.

El documento previsiblemente dañará más la imagen política de Saakashvili en Georgia y subrayará las preocupaciones de Occidente, que han alejado la esperanza de que la ex república soviética ingrese algún día en la alianza de defensa de la OTAN.

Según el estudio, la guerra fue "el punto culminante de un largo período de escalada de tensiones (y) provocaciones", si bien "El ataque en Tsjinvali (en Osetia del Sur) por parte de las fuerzas armadas georgianas durante la noche del 7 al 8 de agosto de 2008 marcó el comienzo de un conflicto armado a gran escala en Georgia".

Esa versión coincide con la conclusión a la que llegaron la mayoría de las capitales occidentales: que Georgia, aliada de Estados Unidos, lanzó un ataque contra la provincia rebelde de Osetia del Sur la noche del 7 de agosto frente a las provocaciones de Tiflis y Moscú.

La diplomática suiza Heidi Tagliavini, que lideró la investigación, dijo en un comunicado escrito: "Ninguna de las explicaciones dadas por las autoridades georgianas para brindar alguna forma de justificación legal por el ataque fue válida".

Rusia respondió con un devastador contraataque, haciendo retroceder a las fuerzas georgianas y entrando en territorio de Georgia. Moscú reconoció después a Osetia del Sur y otra región separatista, Abjasia, como estados independientes.

RIESGO DE NUEVA CONFRONTACIÓN

El informe indicó que las fuerzas de Georgia, Rusia y Osetia del Sur violaron leyes humanitarias internacionales en el conflicto y que el riesgo de una nueva confrontación "sigue siendo alto".

Su conclusión es que la primera respuesta militar rusa al ataque georgiano fue "legal" por motivos defensivos, pero que gran parte de las subsiguientes acciones de Moscú superaron los límites razonables.

"No es un informe a favor de Rusia", dijo Vladimir Chizhov, enviado ruso a la UE en Bruselas.

"Confirma lo que todos sabíamos: quién empezó la guerra y quién es el responsable", apuntó.

Georgia rechazó esta interpretación, diciendo que el texto demuestra que Moscú estaba preparando el conflicto desde antes.

"El informe prueba que Rusia estuvo todo el tiempo preparando esta guerra y que el 7 y 8 de agosto fueron la culminación", dijo a los periodistas el ministro de Reintegración de Georgia, Temur Iakobashvili.

"El estudio no se ocupa de quién inició la guerra, la guerra no comenzó el 7 u 8 de agosto", concluyó.