Georgia inició la guerra de 2008 con Rusia, según un informe

Georgia inició al guerra con Rusia de 2008, según un informe

Georgia inició al guerra con Rusia de 2008, según un informe

BRUSELAS (Reuters) - Un informe independiente culpó el miércoles a Georgia de comenzar una guerra de cinco días con Rusia en el verano del año pasado en el territorio separatista de Osetia del Sur.

El documento encargado por la Unión Europea dijo que ambas partes quebraron las leyes humanitarias internacionales y encontró pruebas de limpieza étnica contra los georgianos durante la intervención rusa en la provincia georgiana separatista.

Las dos partes dijeron que el informe apoya su interpretación de la guerra, pero sus conclusiones fueron especialmente críticas con la conducta de Georgia bajo la presidencia de Mijail Saakashvili, aliado de Estados Unidos, y probablemente dañarán su reputación política.

También podría aumentar la preocupación de Occidente sobre su liderazgo y la estabilidad en la antigua república soviética, que han reducido sus esperanzas de entrar en la UE y la OTAN y sacudido la confianza en las rutas de gas y petróleo que cruzan el Cáucaso sur.

"En opinión de la misión, fue Georgia la que desató la guerra cuando atacó Tsjinvali (en Osetia del Sur) con artillería pesada en la noche del 7 al 8 de agosto de 2008", dijo al diplomático suiza Heidi Tagliavini, que lideró la investigación.

El Kremlin alabó rápidamente lo que calificó de la principal conclusión del informe. "Sólo podemos dar la bienvenida a que la comisión haya determinado que la guerra fue comenzada por Georgia", dijo a la prensa Natalya Timakova, portavoz del presidente ruso, Dmitry Medvedev.

El documento indicó que la guerra se produjo tras un periodo de tensión y provocaciones de Rusia, pero Tagliavini agregó: "Ninguna de las explicaciones dadas por las autoridades georgianas para brindar alguna forma de justificación legal por el ataque le da una explicación válida".

Saakashvili había dicho que Georgia respondió a una invasión de las fuerzas rusas cuando atacaron Osetia del Sur, pero el informe no encontró pruebas de ello. Además indicó que el contraataque de Rusia fue legal en un principio, pero que acabaron violando la ley internacional cuando entraron en territorio georgiano, más allá de la provincia separatista.

"Aunque debe admitirse que no es fácil decidir dónde debe dibujarse la línea, sin embargo parece que una gran parte de la acción militar rusa fue más allá de los límites razonables de la defensa", señaló el informe.

MANIOBRA RUSA

Tras el ataque de Georgia contra la provincia rebelde, Rusia respondió con un devastador contraataque, haciendo retroceder a las fuerzas georgianas y tomando el control de la principal autopista que cruza el país de este a oeste, de la ciudad portuaria de Poti y de la localidad estratégica de Gori.

Los cazas rusos bombardearon bases del Ejército y el aeropuerto militar, y más de 100.000 civiles en ambos bandos tuvieron que dejar sus casas. Alguno no han podido volver todavía.

Moscú reconoció después a Osetia del Sur y otra región separatista, Abjasia, como estados independientes.

El Ministerio ruso de Asuntos Exteriores rechazó las críticas, y en su página web (www.mid.ru) dijo que las tropas rusas usaron la fuerza para destruir posiciones utilizadas para atacar Osetia del Sur.

Georgia dijo que el informe demuestra que Moscú estuvo preparándose para el conflicto y que quebrantó las leyes internacionales al reconocer la independencia de las provincias rebeldes. Pero es probable que Saakashvili se muestre preocupado, ya que podría afrontar más problemas políticos en casa, después de haber sobrevivido a meses de protestas.

Georgia también parece más aislada, con Washington deseosa de dejar de lado los desacuerdos con Moscú para mejorar sus relaciones.

Según la república caucásica, 228 civiles y 184 soldados georgianos murieron o están desaparecidos. Según Rusia, 64 de sus soldados y 162 civiles surosetios murieron. El informe no halló pruebas de que hubiera genocidio contra los surosetios, como reclamó Moscú, y sí "graves indicaciones" de limpieza étnica contra los georgianos en la provincia separatista.