Hoy se conoce la sentencia por la identificación errónea de las víctimas del Yak-42

  • Madrid, 19 may (EFE).- La Audiencia Nacional notifica hoy la sentencia del juicio por la identificación errónea de los cadáveres de los militares fallecidos en 2003 en el accidente del avión Yak-42 en Trebisonda (Turquía), seis años después de la mayor tragedia de la historia de las Fuerzas Armadas españolas en tiempo de paz.

Madrid, 19 may (EFE).- La Audiencia Nacional notifica hoy la sentencia del juicio por la identificación errónea de los cadáveres de los militares fallecidos en 2003 en el accidente del avión Yak-42 en Trebisonda (Turquía), seis años después de la mayor tragedia de la historia de las Fuerzas Armadas españolas en tiempo de paz.

El tribunal, presidido por el magistrado Javier Gómez Bermúdez, ha citado hoy a las 13:30 horas a los tres procesados -el general de Sanidad Vicente Navarro, el comandante médico José Ramírez y el capitán médico Miguel Sáez-, a quienes comunicará la sentencia media hora antes de que sea notificada también a la Fiscalía, la Abogacía del Estado y el resto de las partes personadas en la causa.

Como supuestos responsables de que fueran identificados erróneamente 30 de los 62 cadáveres de los soldados que murieron en el accidente el 26 de mayo de 2003, los tres acusados se enfrentan a la pena de cinco años de cárcel -Navarro- y 4 años y medio -Ramírez y Sáez-, que solicita el fiscal por un delito continuado de falsedad documental.

Además de la pena de prisión, la Fiscalía pide también una multa e inhabilitación especial para cada uno de los tres acusados: de 30.000 euros y 5 años para Navarro y de 24.000 euros y 4 años y medio para Ramírez y Sáez.

El Ministerio Público mantiene que Navarro, Ramírez y Sáez falsearon las identificaciones de los cuerpos porque había "prisa" para repatriar los cadáveres y celebrar con la mayor prontitud posible el funeral de Estado.

Una acusación que durante el juicio, que quedó visto para sentencia el pasado 21 de abril, negaron los tres acusados, quienes aseguran que no recibieron instrucciones para realizar una "repatriación urgente" de los cuerpos y atribuyen a las autoridades y forenses turcos los problemas con la gestión de los cadáveres.

Sin embargo, esa tesis fue puesta en entredicho por los forenses turcos que participaron en la identificación de los cuerpos, y que aseguraron que los militares españoles, con el general Vicente Navarro al mando, insistieron en repatriar los 30 cadáveres sin identificar, porque, según dijeron, tenían que llegar al funeral que se iba a oficiar en España.