Islandia da la victoria a la izquierda

REIKIAVIK (Reuters) - Los socialdemócratas islandeses dirigirán probablemente una coalición de centroizquierda con la que tratarán de impulsar la candidatura a la Unión Europea, tras ganar las elecciones generales en la isla del norte de Europa golpeada por la crisis económica.

La primera ministra provisional, Johanna Sigurdardottir, se proclamó vencedora de las elecciones celebradas el sábado, tres meses después de que las protestas por la crisis económica provocaran la dimisión del anterior Gobierno conservador.

La coalición de socialdemócratas y ecologistas ha obtenido 34 escaños, una mayoría de tres en el Parlamento de 63 diputados. Los socialdemócratas sacaron 20 escaños, y los izquierdistas ecologistas, 14.

Sigurdardottir, de 66 años, es partidaria de entrar en la UE, y ha dicho que cree que logrará un acuerdo con sus socios, menos entusiastas, para que el país inicie el camino de entrada en la Unión, para lo que consultaría también a los islandeses en un referéndum.

El nuevo Gobierno afronta otras duras decisiones para recortar el gasto, aumentar los ingresos, posiblemente subiendo los impuestos, para devolver el orden a lasfinanzas públicas y reducir el enorme agujero presupuestario. Además deberá hallar formas de reducir el desempleo.

"Ha llegado nuestro momento", dijo entusiasmada la líder de la Alianza Social Demócrata, ante una multitud de seguidores que la aplaudían en a madrugada del domingo.

Sigurdardottir agregó que es la primera vez desde que se fundó la República de Islandia en 1944 que los partidos de centroizquierda han logrado la mayoría.

Los comicios mostraron la ira de los islandeses ante el Partido de la Independencia, que gobernó durante los años del 'boom' pero al que se ha culpado de la crisis económica que estalló el año pasado, cuando los bancos se hundieron ante el peso de las enormes deudas. El castigo ha resultado en 16 escaños, nueve menos que en los últimos comicios, en 2007.

DERRUMBE

Los islandeses salieron a las calles en enero, después de que sus bancos se desplomaran bajo una enorme deuda que fue usada para impulsar una enérgica expansión en servicios financieros en el extranjero.

La economía fue a la bancarrota y su moneda se desplomó, forzando al Gobierno a acordar un rescate de 10.000 millones de dólares (unos 7.550 millones de euros) conducido por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para una nación de 300.000 habitantes.

Islandia espera que la economía se contraiga este año más del 10 por ciento y la inflación fue del 15,2 por ciento en marzo.

Sigurdardottir también es partidaria de adoptar el euro y asegura que sería posible en cuatro años.

El líder de los izquierdistas-ecologistas, Steingrimur Sigfusson, ministro de Finanzas en el Gobierno provisional, dijo que el domingo va a celebrar reuniones informales con la Alianza Socialdemócrata y que espera unas negociaciones más formales posteriormente.

Al ser preguntada por Reuters si se resolverá la cuestión europea, Sigurdardottir respondió: "Soy optimista".

Los sondeos muestran que los islandeses están divididos sobre este asunto, pero la primera ministra ha dicho que una vez entiendan los beneficios respaldarán la medida.

Un nuevo partido, formado de las bases del movimiento que lideró las protestas callejeras, conseguiría cuatro escaños, según mostraban las proyecciones de televisión.