Jacob Zuma jura el cargo como presidente de Sudáfrica

PRETORIA (Reuters) - Jacob Zuma juró el sábado el cargo como presidente de Sudáfrica después de un increíble regreso político y rápidamente destacó los desafíos a los que se enfrenta mientras la mayor economía del continente se dirige hacia una recesión.

El ex líder sudafricano Nelson Mandela, considerado un símbolo de la lucha contra la segregación racial, asistió a la ceremonia de cambio de mando, lo que supuso un enorme respaldo político para Zuma.

La llegada al poder de Zuma, de 67 años, parecía imposible durante los turbulentos años en que las acusaciones de corrupción y violación casi lo arruinaron, en crisis que podrían haber sepultado a muchos políticos. Aunque el nuevo presidente prometió que ayudaría a los sudafricanos a cumplir con sus sueños, destacó un sobrio enfoque sobre la economía del país, que ya podría haber entrado en su primera recesión en 17 años.

"Debemos reconocer que nos encontramos en tiempos económicos difíciles. Los empleos se están perdiendo en cada economía de todo el mundo", afirmó durante el discurso inaugural de su presidencia.

"No escaparemos del impacto negativo y estamos comenzando a sentir los efectos", indicó.

Durante la ceremonia, aviones de la fuerza aérea sobrevolaron las oficinas presidenciales donde Zuma tendrá que tomar decisiones complicadas decisiones. Deberá concordar los intereses de los aliados comunistas y sindicatos que lo ayudaron a llegar a la cima y los de inversores extranjeros que temen una inclinación a la izquierda en las políticas económicas.

El carismático político ganó un amplio mandato tras la abrumadora victoria del Congreso Nacional Africano (CNA) en las elecciones del 22 de abril.

Los sudafricanos respetan al CNA por su larga lucha contra el "apartheid", pero se muestran cada vez más impacientes ante los extremos niveles de pobreza y criminalidad, que Zuma ha prometido abordar.

Los inversores están esperando ver reformas por parte de su equipo económico y están especialmente interesados en el destino del respetado ministro de Finanzas, Trevor Manuel, elogiado por su gestión en políticas fiscales.

Llenar su gabinete con gente de su partido y seguidores podría afectar la credibilidad de Zuma, que ha señalado que los funcionarios del CNA no deberían esperar cargos sólo por su militancia política.

Se espera que los miembros del gabinete sean nombrados el domingo.