Kepa Junkera busca en los ritmos del Atlas el sonido de su nuevo disco

  • Rabat, 7 may (EFE).- El músico vasco Kepa Junkera recorre el mundo en busca de ritmos que enlazar a su inseparable "trikitixa" y la última parada la ha hecho en Marruecos, donde, además de ofrecer un concierto, grabará con un grupo de mujeres del Atlas temas para un nuevo disco.

Kepa Junkera busca en los ritmos del Atlas el sonido de su nuevo disco

Kepa Junkera busca en los ritmos del Atlas el sonido de su nuevo disco

Rabat, 7 may (EFE).- El músico vasco Kepa Junkera recorre el mundo en busca de ritmos que enlazar a su inseparable "trikitixa" y la última parada la ha hecho en Marruecos, donde, además de ofrecer un concierto, grabará con un grupo de mujeres del Atlas temas para un nuevo disco.

En una entrevista con Efe, Junkera explicó que su experiencia con el grupo de percusionistas B'Nat Houariyat, de Marraquech, busca no sólo las afinidades, sino la improvisación que ayude a crear algo nuevo e inédito.

"A nivel rítmico hay muchas semejanzas, porque trabajamos los mismos tiempos. Hay otros países, como los de Europa del Este, que tienen ritmos quebrados, mucho más complicados (...) Sin embargo, no se trata sólo de buscar todo lo común. Muchas veces coinciden y en otras ocasiones no te lo planteas", explicó.

Junkera, que no había tocado nunca con este grupo hasta una hora antes del explosivo concierto que ayer ofrecieron en Rabat, aseguró que había enviado a las mujeres un par de canciones tradicionales, pero que éstas "son más de vivir el momento e ir probando cosas para ver qué sale".

Y Kepa Junkera, tan feliz de inventar sobre la marcha.

"Es casi una improvisación, tiene que ser así. No vale la pena que mandes a estas mujeres o que les expliques una estructura. Yo siempre prefiero la emoción del directo, con lo que supone compartir con el público ese instante", dijo.

Esto se pudo apreciar en su actuación de la pasada noche, en la que el público no pudo aguantar sentado en las butacas del teatro Mohamed V y acabó arremolinándose ante el escenario pese a los esfuerzos infructuosos de los guardias de seguridad.

Hoy será el turno de grabar en un estudio de Casablanca junto con B'Nat Houariyat las canciones del nuevo álbum "Herria" (País), que, según el músico, "debería de salir por noviembre de 2010".

Este disco será la tercera pata del proyecto que Junkera comenzó con "Etxea" (Casa) -en el que puso a cantar en euskera a artistas como Estrella Morente, Loquillo o Miguel Bosé-, siguió con "Kalea" (Calle) -de próxima publicación-, y se completará con "Herria", con colaboraciones de músicos africanos y asiáticos.

Entre tanto viaje, todavía le queda tiempo para grabar un documental sobre "las caras, los idiomas, la gastronomía" que se va encontrando, y también para seguir con atención lo que sucede en su tierra, donde hoy tomó posesión el nuevo lehendakari, el socialista Patxi López.

Junkera, que hace dos meses firmó una carta de apoyo al ex líder de Ezker Batua Javier Madrazo, no quiso opinar sobre la elección de López, pero sí dejó claro que su deseo es "que se solucione el problema de la violencia, por encima de quién dirija el país".

De todas formas, el artista destacó que él ha decidido apostar por un camino "que es el de crear y hacer", ya que, a su juicio, "vivimos en sociedades en las que se habla demasiado, pero después no se hacen cosas".

Para ello, está inmerso en la búsqueda de un nuevo lenguaje musical, que surja de unir instrumentos tradicionales como su "trikitixa" (acordeón diatónico) o la "txalaparta" (percusión de madera) a otros propios de otras latitudes.

Pero pese a reivindicar todo el tiempo la necesidad de una conciencia global, "porque a veces parece que vivimos en una isla", hay un pensamiento que no se le va de la cabeza, y que le vincula directamente con la mayoría de sus paisanos en Bilbao.

"¿Y por el Athletic no me preguntáis? Vamos a ganar la Copa, joé".