Kirchner hace campaña sin confirmar su candidatura para los comicios de junio

  • Buenos Aires, 6 may (EFE).- El ex presidente argentino Néstor Kirchner se ha lanzado de lleno a la campaña del oficialismo sin confirmar su candidatura a las elecciones legislativas del 28 de junio próximo a falta de tres días para el cierre de las listas.

Kirchner hace campaña sin confirmar su candidatura para los comicios de junio

Kirchner hace campaña sin confirmar su candidatura para los comicios de junio

Buenos Aires, 6 may (EFE).- El ex presidente argentino Néstor Kirchner se ha lanzado de lleno a la campaña del oficialismo sin confirmar su candidatura a las elecciones legislativas del 28 de junio próximo a falta de tres días para el cierre de las listas.

Mientras, dirigentes de las principales fuerzas de la oposición admitieron hoy dificultades y discusiones para definir sus listas, que todas las agrupaciones políticas deben presentar a más tardar el sábado próximo, según la ley electoral.

Kirchner, que el martes sorprendió a todos con una caminata por una modesta barriada de Florencio Varela, a las afueras de Buenos Aires, encabezó hoy un acto en Quilmes, otro de los distritos del populoso cordón que rodea a la capital argentina, bastión del Partido Justicialista (peronista), que preside el ex mandatario y esposo de la jefa del Estado, Cristina Fernández.

"Hay dos modelos en juego. Que los argentinos elijan: o profundizamos el cambio o volvemos al infierno (de la crisis) del 2001. Hermanos y hermanas: ayuden a consolidar el modelo, que es lo que necesita nuestra patria", dijo Kirchner en el acto en Quilmes.

"Vale la pena hacer lo que tengamos que hacer y estar donde tengamos que estar. Yo soy un militante de toda la vida. Puedo ir en cualquier lugar. Al lado de los humildes, si hay que dar la batalla por ellos, yo soy un soldado incondicional", aseguró Kirchner, manteniendo el misterio sobre su posible postulación.

Las fuerzas políticas argentinas postulan a sus mejores figuras como candidatos a las próximas elecciones legislativas, en la que una oposición formada por peronistas disidentes, conservadores, la dividida Unión Cívica Radical y socialistas confía en dejar al oficialismo sin su actual mayoría parlamentaria.

Todos dan por descontado que Kirchner encabezará la lista oficialista de candidatos a diputados por la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito electoral del país, secundado por el gobernador de ese distrito, Daniel Scioli, quien ha dicho que su postulación será "testimonial", ya que no dejará su cargo luego de los comicios.

El ex mandatario (2003-2007) ha logrado que decenas de alcaldes del populoso conurbano de Buenos Aires también se presenten como candidatos "testimoniales" en la renovación de legislaturas comunales, estrategia que la oposición ha dicho que impugnará.

El peronista disidente Francisco De Narváez admitió hoy que "hay diferencias" para formar la lista de candidatos a diputados por la provincia de Buenos Aires en la alianza que encabeza con la conservadora Propuesta Republicana (Pro).

La situación "no pasa por una pelea", sino por "una disputa natural", matizó.

Las discusiones también traban la conformación de las listas de la Coalición Cívica, formada por radicales, socialistas e independientes, hasta el punto de que esa fuerza suspendió el martes un acto proselitista en la periferia de Buenos Aires.

Los analistas y las encuestas predicen que al oficialista Frente para la Victoria le resultará muy difícil retener la mayoría de escaños que tiene en la Cámara de Diputados y el Senado, en vista de la pérdida de popularidad en la capital y en las provincias de Córdoba y Santa Fe, los otros grandes distritos electorales detrás del de Buenos Aires.

El 28 de junio se renovará la mitad de los 257 escaños de diputados y un tercio de los 72 del Senado, además de legislaturas provinciales y municipales.

Alrededor de la mitad de los escaños que se renuevan están en manos del Frente para la Victoria, que tiene la mayoría en ambas cámaras gracias al buen resultado que obtuvo en los comicios de 2005, a mitad de la gestión de Kirchner.

Los analistas consideran que, con un buen resultado en el conurbano de Buenos Aires, el Frente para la Victoria puede compensar la pérdida de votos en otros grandes distritos y mantenerse como primera minoría parlamentaria, aunque sin la mayoría que ahora tiene en la Cámara de Diputados y el Senado.