La ampliación de la refinería de Cepsa en Huelva se pondrá en marcha a principios de 2010

HUELVA, 30 (EUROPA PRESS)

Cepsa Refinería 'La Rábida' de Huelva cumplió en el año 2008 el 94 por ciento de los objetivos medioambientales que tenía marcados y no ha bajado la producción pese a la crisis, que ha hecho que el consumo de derivados del crudo haya descendido.

En rueda de prensa, su director, Álvaro García, indicó que se alcanzó el cien por cien de cumplimiento en los apartados de reducción de emisiones y mejora de la calidad de los vertidos, aspectos que quedan recogidos en la Declaración Medioambiental.

Por otro lado, respecto a la producción actual, el director apuntó que "el consumo ha caído y lo notamos", ya que, según especificó García, los resultados económicos "no son tan buenos y hay algo menos que el año anterior". A pesar de ello, "el ritmo de producción se mantiene debido a que España era deficitaria en derivados del petróleo, lo que hace que se La Rábida siga con las mismas actividades y seamos menos dependientes del exterior".

Las inversiones y costes medioambientales se elevaron en 2008 a 26,35 millones de euros. De esta cifra, la inversión alcanzó 14,27 millones. Las partidas más importantes --el 65 por ciento del total-- se destinaron a actuaciones encaminadas a la reducción del consumo y mejora de la eficiencia energética. Destaca igualmente la construcción de una nueva planta de azufre. Los costes ascendieron a 12,08 millones.

Sobre los planes de ahorro energético, el director indicó que, debido a que el precio del crudo es caro --en torno a 50 dólares el barril--, "el combustible también es caro y la planta consume precisamente combustible. Así, tenemos una factura energética elevada, debido precisamente a estos altos precios, por lo que para bajarla es necesario tener proyectos para ser más competitivos".

Las emisiones atmosféricas de la refinería fueron inferiores a los límites que fija la Autorización Ambiental Integrada (AAI), registrándose además en la mayoría de los casos importantes reducciones sobre las de 2007. En lo que respecta a las emisiones globales (efecto burbuja), las disminuciones alcanzaron el diez por ciento en NOx, 13 por ciento en SO2 y 22 por ciento en partículas.

En cuanto al balance de emisiones de CO2, el año se cerró con un superávit de 315.496 toneladas, lo que significa que el conjunto del complejo petroquímico --Refinería y Gepesa-- emitió menos CO2 que el que le correspondía por los derechos asignados.

Por otro lado, el volumen de efluentes en el principal punto de vertido de la Refinería se incrementó un cinco por ciento en 2008 debido, según explicó el director, a una mayor captación de aguas pero, aún así, el volumen total fue un 37 por ciento inferior al máximo autorizado.

La trayectoria de mejora de la calidad global de los vertidos presenta un resultado idéntico al de las emisiones, de modo que la presencia de los diferentes parámetros ha disminuido un 76 por ciento desde 1995. La reducción en los últimos doce meses ha sido del 23 por ciento.

MÁS RESIDUOS DEBIDO A LAS OBRAS

Como consecuencia del desmantelamiento de parte de la Planta de Lubricantes en el contexto de la ampliación de la capacidad de producción de la refinería, los residuos generados en 2007 se incrementaron en relación al ejercicio precedente y, en el caso de los residuos peligrosos, se contabilizaron 6.072 toneladas frente a 4.812, mientras que en los no peligrosos se generaron 2.555 toneladas frente a 1.595.

El Sistema Integrado de Gestión ambiental de la Refinería recomienda el reciclado de los residuos como alternativa deseable y, en este sentido, en el ejercicio 2008 se reciclaron 4.525 toneladas de residuos, de las que la mayor parte corresponde a chatarra originada en el desmantelamiento de la unidad mencionada anteriormente.

Las plantas de desulfuración construidas en los últimos años están diseñadas para cumplir las especificaciones de la nueva normativa sobre el contenido de azufre en gasolinas y gasóleos, que implica una reducción. La refinería produjo ya en 2008 el diez por ciento de las gasolinas y el 20 por ciento de los gasóleos con las especificaciones que se exigen en 2009; es decir 0,001 por ciento de azufre.

Por otra parte, la planta de ETBE, componente para la fabricación de biocombustibles obtenido a partir de etanol de origen agrícola, ha supuesto el 6,6 por ciento de la producción de gasolina durante 2008.

Por otro lado, el director especificó que el proyecto de ampliación de las instalaciones estará culminado a finales de año y se pondrá en marcha, "si no hay ningún problema, a principios del año que viene". Los proyectos de ampliación supondrán la generación de 130 empleos directos y una media de 1.588 durante la construcción. La inversión total de la ampliación de la refinería y la nueva instalación de cogeneración asciende a 1.250 millones de euros.

Un hecho relevante en 2008 fue la conclusión de la Planta de Biodiésel que la compañía BioOils Energy ha construido en los terrenos de la Refinería, con una inversión de 40 millones de euros y una capacidad de 250.000 toneladas anuales.

El Biodiésel producido a partir de aceites vegetales se mezclará hasta en un cinco por ciento en el gasóleo de automoción. Ello supondrá un importante avance en el compromiso de Cepsa con la protección medioambiental.