La Asamblea pide a Valcarce y a Rubalcaba que no autoricen manifestaciones frente a su sede en día de pleno

Reclama depurar responsabilidades por los altercados de la semana pasada

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

La presidenta de la Asamblea de Madrid, Elvira Rodríguez, reclamó hoy a la delegada del Gobierno, Amparo Valcarce, y al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que se depuren las "oportunas" responsabilidades de los convocantes de la manifestación que se celebró el jueves pasado durante el pleno frente a la Asamblea y que "acabó con la superación del cordón policial, un herido y el lanzamiento de objetos contundentes contra la sede parlamentaria", y pidió que no se autoricen manifestaciones frente a la Cámara en día de pleno.

La presidenta de la Cámara reclama en dos escritos que se depuren las responsabilidades de los convocantes de la concentración por "incumplir los extremos de la autorización administrativa" de la Delegación del Gobierno, en la que se obligaba, entre otras cuestiones, a "no perturbar el libre ejercicio por los demás ciudadanos de sus derechos y libertades" y "hacer posible la prestación de servicios públicos esenciales y el mantenimiento de la seguridad ciudadana".

La presidenta también solicita que no vuelvan a autorizarse este tipo de manifestaciones frente a la Cámara regional durante la celebración de sesiones plenarias, con el objetivo de "preservar el libre ejercicio de los derechos constitucionales de los diputados y el normal funcionamiento de la Asamblea".

Asimismo, la presidenta de la Cámara está estudiando suspender de manera temporal que los invitados puedan acceder a los plenos parlamentarios. Se trata de una medida que podría hacerse efectiva este mismo pleno.

La iniciativa tiene lugar después de que el pasado jueves se produjera una concentración de trabajadores de empresas de la región, que terminó con altercados lanzamiento de petardos y de tuercas.

La presidenta del Parlamento regional ya denunció la semana pasada ante el Juzgado de Instrucción los hechos ocurridos dentro y fuera del Parlamento en la tarde del jueves por si pudieran ser constitutivos de delito según los artículos 494 y 497 del Código Penal.