La CE aprueba la operación de rescate del alemán Commerzbank

  • Bruselas, 7 may (EFE).- La Comisión Europea (CE) ha aprobado hoy las ayudas alemanas a Commerzbank, al considerar que permiten garantizar la viabilidad a largo plazo de la entidad y que se limitan a lo mínimo necesario, por lo que no suponen un perjuicio excesivo a la competencia.

La CE aprueba la operación de rescate del alemán Commerzbank

La CE aprueba la operación de rescate del alemán Commerzbank

Bruselas, 7 may (EFE).- La Comisión Europea (CE) ha aprobado hoy las ayudas alemanas a Commerzbank, al considerar que permiten garantizar la viabilidad a largo plazo de la entidad y que se limitan a lo mínimo necesario, por lo que no suponen un perjuicio excesivo a la competencia.

Berlín otorgó en diciembre a Commerzbank 8.000 millones de euros para ayudarle a sortear la crisis financiera y planea concederle otros 10.000 millones, recordó la Comisión en un comunicado.

La entidad tuvo que recurrir a la recapitalización pública debido a sus cuantiosas pérdidas, derivadas en gran parte de la adquisición de Dresdner Bank, en un contexto de crecientes tensiones en los mercados y de aumento de las exigencias de capital para demostrar la solidez de los bancos.

Bruselas ha llegado a la conclusión de que la intervención estatal en Commerzbank ayudará a restaurar su viabilidad a largo plazo, tras efectuar una serie de simulaciones y pruebas de estrés incluso en escenarios de aumento de las dificultades para acceder a financiación.

Además, destaca que ha sido capaz de captar fondos durante la crisis y también que cuenta con un colchón de liquidez considerable.

Ante la cuantiosa intervención pública, Berlín optó por la reestructuración del modelo de negocio de Commerzbank, que se centrará en la banca minorista y corporativa, sin renunciar a sus actividades en Europa central y del este.

La entidad se deshará de las inversiones bancarias más volátiles y de sus actividades inmobiliarias, lo que incluye la venta de algunas filiales.

También se suspenderá el reparto de dividendos y el pago de intereses a los titulares de capital híbrido.

Asimismo, para despejar cualquier riesgo de daño a la competencia, el banco no podrá durante un plazo de tres años adquirir ninguna entidad o negocio competidor y tampoco podrá ofrecer a sus clientes mejores condiciones que sus rivales en mercados o productos en los que tenga una cuota superior al 5 por ciento.

La Comisión cree que estas disposiciones evitarán que se abuse de la ayuda estatal para un crecimiento orgánico e inorgánico a expensas de sus competidores, que no han recibido ese tipo de ayuda.

La responsable europea de Competencia, Neelie Kroes, explicó que para preservar la estabilidad financiera es necesario que las entidades se adapten a las nuevas condiciones del mercado, lo que implica en ocasiones revisar su modelo de negocio, para hacerlo viable a largo plazo.

Kroes recordó que, en este tipo de intervenciones, también es necesario asegurar que la ayuda no perjudica a la competencia y se mostró muy satisfecha por la colaboración ofrecida por el Gobierno alemán durante la evaluación de la operación.