La CE impone una multa récord de 1.060 millones de euros a Intel

  • Bruselas, 13 may (EFE).- La Comisión Europea (CE) impuso hoy una multa récord de 1.060 millones de euros a Intel, el principal fabricante mundial de microprocesadores, por abuso de su posición dominante.

Bruselas, 13 may (EFE).- La Comisión Europea (CE) impuso hoy una multa récord de 1.060 millones de euros a Intel, el principal fabricante mundial de microprocesadores, por abuso de su posición dominante.

Esta sanción es la más alta impuesta nunca por Bruselas, ya que supera a la recibida por el gigante informático Microsoft en febrero de 2008 de 899 millones de euros (aunque sumando otras dos anteriores, Microsoft acumula más de 1.676 millones de euros en multas).

"Intel perjudicó a millones de consumidores europeos al actuar deliberadamente durante muchos años para excluir a sus competidores del mercado de microprocesadores", afirmó la comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, al anunciar la decisión.

Según la CE, la compañía estadounidense llegó a acuerdos con algunos de los principales fabricantes mundiales de ordenadores, como Dell, Lenovo, Acer, HP y NEC.

Esos pactos incluían descuentos a los fabricantes a condición de que adquirieran a Intel de forma exclusiva o casi exclusiva sus microprocesadores tipo x86 y compraran menos a su principal competidor en este mercado, AMD, al menos en algunos segmentos.

Además, Intel cerró un acuerdo con la compañía Media Saturn, dueña de las cadenas de distribución MediaMarkt y Saturn, a la que hizo pagos directos a cambio de que todos los ordenadores vendidos en sus tiendas llevaran instalados sus microprocesadores.

Intel también hizo pagos directos a algunos fabricantes de ordenadores para que retrasaran el lanzamiento comercial de aparatos equipados con procesadores AMD.

"Estas acciones ilegales fueron diseñadas para mantener la cuota de mercado de Intel cuando AMD era el único rival a su posición", afirmó en una conferencia de prensa Kroes, que destacó que, con esas decisiones, los clientes, y en consecuencia los consumidores, vieron limitada su capacidad de elección.

La Comisión deja claro que no se opone por principio a que un suministrador ofrezca descuentos a sus clientes, sino a las condiciones asociadas por Intel a esos descuentos.

Bruselas resalta que Intel se aseguró de que cuando un fabricante de ordenadores optaba por comprar componentes a AMD perdiera el descuento ofrecido por Intel en la amplia gama de productos que sólo podía adquirir a esta última.

Es más, para competir con los descuentos de Intel en los productos en que hay varios fabricantes, un rival tendría que vender sus CPU (unidad central de procesamiento de las computadoras) a un precio inferior al de coste.

Intel controla el 70 por ciento del mercado mundial de microprocesadores, y la responsable europea recalcó que no se castiga esa posición dominante, sino las acciones llevadas a cabo para reforzarla y perjudicar a sus competidores aprovechando esa situación de privilegio.

Kroes añadió que la Comisión Europea "tiene pruebas de que Intel se esforzó para encubrir sus acciones".

La comisaria holandesa dejó claro que Bruselas vigilará si la compañía pone fin a esas prácticas.

A la hora de fijar el importe de la multa, el ejecutivo de la UE ha tenido en cuenta la duración -cinco años y tres meses, de 2002 a 2007- y gravedad de la infracción, así como el peso de las ventas de Intel de procesadores tipo x86.