La CE pide que la Unión Europea no recorte la ayuda al desarrollo por la crisis

  • Bruselas, 19 may (EFE).- El comisario europeo de Ayuda al Desarrollo, Louis Michel, pidió hoy que los países de la Unión Europea no recorten la ayuda al desarrollo a pesar de la crisis económica, y advirtió de que sucumbir a esa tentación puede resultar más caro a largo plazo.

Bruselas, 19 may (EFE).- El comisario europeo de Ayuda al Desarrollo, Louis Michel, pidió hoy que los países de la Unión Europea no recorten la ayuda al desarrollo a pesar de la crisis económica, y advirtió de que sucumbir a esa tentación puede resultar más caro a largo plazo.

Los ministros comunitarios responsables de Desarrollo de la UE reafirmaron hoy sus objetivos de ayuda al desarrollo, pero Michel afirmó que ha constatado "una tendencia" que algunos países comunitarios tienen de "falta de voluntad política" o incluso "empiezan ya a preparar falsos argumentos para no cumplir sus compromisos".

La UE debe aumentar en 20.000 millones de euros su ayuda al desarrollo en 2010 para cumplir sus compromisos de 2005 con los países más pobres, señaló Michel en una rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, en el que se analizó el impacto de la crisis en los países más pobres.

El comisario recordó que, aunque la Unión es el principal donante conjunto de ayuda al desarrollo, con 49.000 millones de euros en 2008 (un 0,4% de su Riqueza Nacional Bruta, RNB) es necesario un esfuerzo mayor para cumplir los objetivos marcados para 2010 (0,56% de la RNB y un 0,7% en 2015).

La confederación de ONGs europeas Concord denunció la pasada semana que, debido a la crisis, los Gobiernos de los países de la UE están "dando la espalda" a las naciones pobres y siguen "inflando" sus cifras de ayuda al desarrollo para simular que cumplen sus promesas.

Según un informe de Concord, las cifras oficiales de la UE incluyen "cantidades importantes de ayudas infladas", y en realidad serían únicamente el 0,34% del RNB colectivo, "muy lejos" del 0,56%, previsto para 2010.

Michel recalcó que los ministros están de acuerdo en que la situación de los países en desarrollo es "crítica" debido al deterioro de la economía internacional.

"Los países pobres son los más duramente afectados y los que tardarán más en recuperarse", destacó el comisario, quien apuntó al "riesgo de que años de esfuerzos queden destruidos", especialmente en África, donde 100 millones de personas están "basculando hacia la pobreza".

Michel reconoció que los efectos de la crisis "pesan con fuerza" en los presupuestos de los países comunitarios, pero advirtió de que no actuar a favor del desarrollo "saldrá más caro" a largo plazo, ya que el aumento de la pobreza en los países pobres causará más inestabilidad y mayor inmigración.

Los ministros respaldaron hoy la idea de la Comisión Europea para crear un nuevo mecanismo (denominado FLEX) que acelere el envío de fondos no gastados de otras partidas para ayudar a los grupos más vulnerables y afectados por la crisis.

La movilización de esos fondos permitiría ayudar rápidamente a los países más pobres en 2009 y 2010 para necesidades sociales que no pueden financiar, recalcó.

La CE había propuesto en abril que ese mecanismo estuviera dotado con 500 millones de euros, pero algunos Estados miembros son reticentes a llegar a esa cantidad, por lo que Michel dijo que los países de la UE "tienen que mojarse".

Los ministros dieron hoy un apoyo inicial a esta idea y pidieron que la Comisión presente en otoño una propuesta detallada, aunque sin precisar una cantidad concreta.

El Consejo de Ministros analizó también la marcha de las negociaciones para lograr acuerdos de asociación económica con los países de África, Caribe y el Pacífico (con la mayoría de los países de Cariforum ya se firmó un acuerdo el año pasado).

Michel avanzó que espera "avances sustanciales antes de fin de año", aunque eludió dar detalles concretos, y destacó el papel de la comisaria de Comercio, Catherine Ashton, quien asumió el cargo en octubre del año pasado y "ha creado un clima de mayor flexibilidad" en la negociación.