La cienciología en Francia, en un juicio por fraude

PARÍS (Reuters) - La Iglesia de la Cienciología en Francia se enfrentó el lunes a un juicio por cargos de fraude organizado.

Registrada como una religión en Estados Unidos, con miembros famosos como Tom Cruise o John Travolta, la cienciología no cuenta con la misma protección legal en Francia y se ha enfrentado a diferentes acusaciones de ser una secta creada para hacer dinero.

La sede de París y su librería son la parte acusada del caso. Si son considerados culpables, se enfrentarán a una multa de cinco millones de euros y tendrán que poner fin a sus actividades en Francia.

Siete de los líderes de la cienciología francesa también están acusados. Algunos por práctica ilegal como farmacéuticos se enfrentan a hasta diez años en prisión y a multas considerables.

El caso se centra en una queja puesta en 1998 por una mujer que dijo que fue captada por la cienciología después de que sus miembros se le acercaran por la calle y la convencieran para hacer un test de personalidad.

En los siguientes meses pagó más de 21.000 euros por libros, vitaminas en "paquetes de purificación", sesiones de sauna y un "e-mómetro" para medir su progreso espiritual, explicó.

Entonces salieron a la luz otras quejas. Los cinco demandantes originales, tres de los cuales se retiraron al llegar a un acuerdo con la Iglesia de la Cienciología, dijeron que habían gastado cientos de miles de euros en tests y curas parecidos.

Explicaron a los investigadores que los miembros de la cienciología les agobiaban con llamadas telefónicas y visitas nocturnas para hacerles pagar sus deudas o hacerles pedir préstamos. Los demandantes fueron descritos como "vulnerables" por psicólogos expertos en el caso.

La cienciología, fundada en 1954 por el escritor de ciencia ficción L. Ron Hubbard, describe el "e-mómetro" como un artefacto religioso que ayuda al usuario y al supervisor a localizar las preocupaciones espirituales.

Los investigadores han calificado la máquina como inútil y han dicho que los tratamientos con vitaminas distribuidos por los miembros de la Iglesia constaban de medicinas que no tenían que haberse vendido libremente.

El juez Jean-Christophe Hullin dictaminó el año pasado que a las oficinas y a los miembros, incluido el director de 60 años Alain Rosenberg, debían ser juzgados. El fiscal recomendó que se archivase el caso.

En un juicio que ha reavivado el debate sobre la libertad religiosa en Francia, se espera que la defensa alegue que el tribunal no debe intervenir en cuestiones religiosas.

La cienciología se ha enfrentado a numerosos problemas en Francia, y algunos de sus miembros fueron juzgados por fraude en Lyon en 1997 y Marsella en 1999. En 2002, un tribunal la multó por violar las leyes de privacidad y dijo que podía ser disuelta si volvía a enfrentarse a cargos semejantes.

La sede y la librería organizan la mayoría de las actividades del grupo en Francia, y un veredicto de culpabilidad llevaría a la disolución en la práctica, aunque no está claro si podría abrir nuevas oficinas en un futuro.