La DEA investiga los tentáculos de una violenta banda colombiana en Panamá, dice la prensa

  • Bogotá, 4 may (EFE).- La Dirección Estadounidense Antidrogas (DEA) investiga los tentáculos en Panamá de la llamada Oficina de Envigado, violenta banda de paramilitares y narcotraficantes colombianos a la que se atribuye una reciente ola de crímenes en Medellín, informaron hoy medios locales.

La DEA investiga los tentáculos de una violenta banda colombiana en Panamá, dice la prensa

La DEA investiga los tentáculos de una violenta banda colombiana en Panamá, dice la prensa

Bogotá, 4 may (EFE).- La Dirección Estadounidense Antidrogas (DEA) investiga los tentáculos en Panamá de la llamada Oficina de Envigado, violenta banda de paramilitares y narcotraficantes colombianos a la que se atribuye una reciente ola de crímenes en Medellín, informaron hoy medios locales.

La investigación está a cargo de un "grupo especial" de la DEA y partió de una serie de crímenes que se han cometido desde el pasado febrero en Ciudad de Panamá, publicó el diario El Tiempo.

La publicación dice que la banda criminal de Colombia, creada en los años ochenta por el fallecido capo Pablo Escobar, actúa en el país centroamericano con sus prácticas de contrabando de cocaína y ajustes de cuentas.

Sin embargo, parece que la disputa interna por el poder en esta organización, afectada por recientes delaciones y detenciones por parte de la policía colombiana, comenzó en Panamá, afirmó el diario, que detalló el caso de dos colombianos asesinados en ese país el pasado febrero.

Los dos colombianos habían sido secuestrados junto a otros dos hombres y dos mujeres el 10 de febrero en un centro comercial de Ciudad de Panamá y sus cadáveres fueron hallados tres días después, precisó El Tiempo, que indica que se desconoce el paradero de los otros dos y el destino de las mujeres.

Uno de los muertos, José Santos Bello, era el responsable de recibir y negociar alijos de cocaína en Panamá, dijo una fuente de la DEA, que el diario no identifica.

El periódico también hace mención del más reciente crimen en la capital panameña, de un joven que fue tiroteado el pasado 22 de abril, dos semanas después de una oleada de violencia en Medellín que dejó una treintena de muertos en menos de quince días.