La defensa de De Juana admite dificultades para recabar ayuda de expertos

  • Belfast (R.Unido), 11 may (EFE).- Los abogados del etarra José Ignacio de Juana Chaos, actualmente en libertad vigilada en Belfast, dijeron hoy que están teniendo dificultades para obtener testimonios de expertos en derechos humanos que refuercen su oposición a la entrega de su cliente a la justicia española.

Belfast (R.Unido), 11 may (EFE).- Los abogados del etarra José Ignacio de Juana Chaos, actualmente en libertad vigilada en Belfast, dijeron hoy que están teniendo dificultades para obtener testimonios de expertos en derechos humanos que refuercen su oposición a la entrega de su cliente a la justicia española.

Así lo reconoció uno de los letrados de De Juana, Sean Devine, quien ha pedido más tiempo al juez instructor, Thomas Burgess, para recibir un informe del "experto en condiciones en prisiones" Adrian Grounds.

Devine indicó a Efe que dos especialistas en derechos humanos y terrorismo de la ONU a los que había pedido informes para evaluar "el impacto del aislamiento y la detención incomunicada" que sufrió De Juana durante dieciocho de sus veintiún años de cárcel en España, no podrán colaborar ahora con la defensa.

"Hemos tenido problemas de tiempo y disponibilidad para recabar testimonios de expertos. Ahora tenemos sólo un especialista para cubrir todos los aspectos de nuestra defensa, que en general, seguirá tratando sobre las condiciones en prisión", explicó Devine.

Burgess concedió hoy a los letrados del ex preso casi tres semanas, hasta el próximo 29 de mayo, para que presenten sus nuevas alegaciones en contra la decisión de la Justicia norirlandesa del pasado 10 de marzo, que entiende que existe fundamento legal para la extradición a España.

A partir de esa fecha, el abogado de la Fiscalía, Stephen Ritchie, quien representa los intereses de la Justicia española en este tribunal, dispondrá hasta el 19 de junio para revisar la nueva documentación y presentar su caso.

Si se cumplen estos plazos, el juez Burgess citará de nuevo a las partes el 29 de junio para anunciar una decisión definitiva sobre la situación de De Juana, si bien el propio magistrado concedió la posibilidad de que el proceso pueda alargarse hasta mediados del mes de julio.

Burgess consideró en su fallo de marzo que el delito de enaltecimiento del terrorismo que le imputa la Justicia española es susceptible de extradición en virtud de la ley británica sobre terrorismo de 2006.

El abogado del antiguo jefe del "comando Madrid" de ETA, Edward Fitzgerald, indicó, tras conocer el dictamen del juez, que en España se está dando un proceso judicial viciado en el que se prejuzga a De Juana y, por lo tanto, se violan sus derechos fundamentales.

Esos argumentos, además de la citada experiencia de De Juana en prisión, forman la base de la oposición de la defensa a la entrega de su cliente, quien permanece en Belfast en libertad vigilada desde el pasado 17 de noviembre.

Fitzgerald también consideró "defectuosa", "contradictoria" y "demasiado vaga" la orden europea de detención ("euro-orden") cursada por la Audiencia Nacional española para el arresto del ex preso etarra.

La defensa ha mantenido que la orden se basaba en informaciones periodísticas que reproducían las palabras de una carta leída por una mujer en el homenaje que se rindió el pasado agosto en San Sebastián a De Juana -ausente en ese acto- tras salir de la cárcel, donde cumplió 21 de los 3.000 años de prisión a que fue condenado por 25 asesinatos cometidos como miembro de ETA.

La Audiencia Nacional cree que puede haber delito en el final de la misiva, atribuida al excarcelado, que reza: "sólo quiero recordar las palabras de un gran hombre y por suerte amigo de este pueblo: '¡Aurrera Bolie!' ('Adelante la pelota', en lengua vasca)", expresión con la que el fallecido histórico dirigente de ETA Domingo Iturbe Abasolo, alias "Txomin", solía terminar sus discursos.

Por eso, el juez Eloy Velasco, de la Audiencia Nacional, pidió la entrega de De Juana, a fin de poderle interrogar sobre la carta

El proceso puede prolongarse meses porque después de la respuesta de Burgess a las eventuales alegaciones, el caso podría pasar al Tribunal de Apelaciones de Belfast, en primera instancia, y posteriormente a la Cámara de los Lores en Londres, máxima instancia judicial del Reino Unido.