La ofensiva del COI contra la nueva EPO conmociona el deporte mundial

  • Madrid, 29 abr (EFE).- La nueva ofensiva del Comité Olímpico Internacional (COI) contra la EPO de tercera generación ha conmocionado el mundo del deporte, después del anuncio de que están implicados seis competidores en los Juegos de Pekín.

Madrid, 29 abr (EFE).- La nueva ofensiva del Comité Olímpico Internacional (COI) contra la EPO de tercera generación ha conmocionado el mundo del deporte, después del anuncio de que están implicados seis competidores en los Juegos de Pekín.

En cumplimiento de sus normas, el COI no facilitó los nombres de los deportistas que dieron positivo, pero sí se los comunicó a los respectivos comités nacionales, que han ido ofreciendo a lo largo del día las identidades.

Los implicados son los ciclistas Davide Rebellin, de Italia, y Stefan Schumacher, de Alemania; la levantadora de pesas dominicana Yudelquis Contreras y los atletas Rashid Ramzi, marroquí que representó a Bahrein, la griega Athanasia Tsoumeleka, campeona olímpica de 20 kilómetros en Atenas 2004, y la croata Vanja Perisic, especialista en los 800 metros.

Los positivos resultan de la decisión del COI de volver a analizar 847 muestras recogidas durante los Juegos de Pekín para detectar el dopaje por "CERA", una versión avanzada de la "eritropoyetina" (EPO).

Esta revisión se debe a que los avances en el control antidopaje permiten detectar esta nueva sustancia, que ayuda a mejorar el rendimiento, al igual que la hormona insulina, también perseguida por el COI.

El presidente del CONI, Giovanni Petrucci, ordenó hoy la inmediata suspensión de Rebellin, último ganador de la "Flecha Valona", una medida cautelar a la espera del contra análisis, la llamada prueba "B".

"Tengo la conciencia tranquila, no he tomado nada. Lucharé con todas mis fuerzas para demostrar mi inocencia", dijo el ciclista a la segunda cadena de la televisión estatal italiana RAI.

Los diarios italianos resaltan hoy las declaraciones de Rebellin nada más bajar del podio en el que le fue entregada la medalla de plata: "esta es la victoria del ciclismo limpio".

Schumacher ya había sido descalificado por la Federación Internacional de Ciclismo (UCI) por haber tomado EPO de tercera generación durante o inmediatamente antes del Tour de Francia de 2008.

La Federación Internacional de Atletismo (IAAF) confirmó la implicación de tres atletas, sin dar las identidades, que luego fueron certificadas por sus comités olímpicos.

Ramzi había ganado el oro en Pekín en 1.500, Tsoumeleka, campeona olímpica en Atenas 2004 en 20 kilómetros marcha, había quedado novena en Pekín, mientras Perisic había sido eliminada en la primera serie de los 800 metros.

El último nombre en conocerse fue el de la levantadora de pesas dominicana Yudelquis Contreras, campeona panamericana en Río 2007 en menos de 53 kilos y quinta en Pekín, según informó su Comité Olímpico.

El presidente del Comité Olímpico de Bahrein, el jeque Ahmed bin Hamad al-Khalifa, confirmó que Ramzi había dado positivo y que si el contra análisis, que se efectuará en Francia probablemente el 8 de mayo próximo, lo confirma, "se tomarán las oportunas medidas".

Ramzi, de 27 años, doble campeón mundial de 800 y 1.500 en 2005, fue el primer medallista de Bahrein en la historia de los Juegos. Si se confirma el dopaje y Ramzi es descalificado, el oro de Pekín en los 1.500 pasaría a manos del keniano Asbel Kiprop.

El español Juan Carlos Higuero, quinto en la final olímpica de 1.500 metros, felicitó al COI por haber detectado el dopaje del campeón, a quien considera sin la menor duda "un tramposo".

"Me da rabia porque Ramzi es uno de los que han estado ahí ganando medallas en Juegos y Mundiales de una manera muy sospechosas, sin aparecer por ningún sitio, sin participar antes en carreras, seguramente para que no le pillaran", dijo el especialista español en 1.500.

Por su parte, el presidente de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), John Fahey, declaró hoy que los controles "retroactivos" de dopaje sirven como "medida disuasoria".

Fahey recordó en un comunicado que el Código Mundial Antidopaje de AMA permite abrir un procedimiento disciplinario dentro de los ocho años siguientes a una violación de las normas y sugirió a los deportistas "que tengan la tentación de hacer trampas que conserven en su mente esta realidad".