La OMS garantiza que comer cerdo y sus derivados no transmite la gripe A

  • Ginebra, 3 may (EFE).- La Organización Mundial de la Salud (OMS) garantizó hoy que comer carne de cerdo o sus derivados no transmite la gripe A y que tampoco hay peligro con el comercio de este producto cuando está congelado, mientras mantuvo su nivel de alerta mundial en el nivel 5 (de una escala de 6).

Ginebra, 3 may (EFE).- La Organización Mundial de la Salud (OMS) garantizó hoy que comer carne de cerdo o sus derivados no transmite la gripe A y que tampoco hay peligro con el comercio de este producto cuando está congelado, mientras mantuvo su nivel de alerta mundial en el nivel 5 (de una escala de 6).

Esta declaración, que no hace más que insistir en una posición que la OMS defiende desde que se descubrió el nuevo virus de gripe en los humanos, fue necesaria tras confirmarse que un granjero, que contrajo la enfermedad en México, la transmitió a un grupo de cerdos de la granja donde trabaja en Canadá.

El experto de la OMS en Seguridad Alimentaria, Peter Ben Embarek, aseguró que los virus de la gripe tienen la característica común de tener muy poca resistencia al calor, por lo que aún suponiendo que un animal hubiese sido infectado, el proceso de cocción eliminaría cualquier peligro.

En cuanto a los productos derivados del cerdo, como los jamones y otros, explicó que su prolongado proceso de producción dejaría inactivo el virus gripal, que además "no sobrevive mucho tiempo".

"El virus no se contrae comiendo cerdo. No hay que tener miedo, pues no hay ningún riesgo", sostuvo Ben Embarek en una conferencia de prensa.

Igualmente, consideró que no se justifican las restricciones del comercio de carne congelada de cerdo, porque bajo esa forma "virtualmente no hay riesgo de transmisión".

El representante de la OMS dijo que para los científicos no es sorprendente que una persona haya transmitido el virus de la nueva gripe a los cerdos y que, de hecho, estaban prácticamente convencidos de que esto ocurriría en algún momento.

Precisó que el granjero contagió al 10 por ciento de los cerdos de una granja en la provincia de Alberta (Canadá), pero la enfermedad "no parece muy grave" y evoluciona dentro de los parámetros esperados.

También informó de que aparte del trabajador infectado no se ha notificado de otras personas contagiadas en su entorno, mientras que tampoco hay indicios de que la enfermedad haya aparecido entre cerdos de otras explotaciones próximas.

Sin embargo, el experto de la OMS advirtió de que, si la transmisión del virus de humanos a cerdos ha ocurrido una vez, esto podría repetirse en cualquier lugar.

Y aunque negó cualquier peligro para los consumidores de carne de cerdo, Ben Embarek admitió que sí hay riesgos para las personas que trabajan muy cerca o manipulan esos animales vivos.

"Aquellos con más alto riesgo son los que están en contacto cercano con los animales o sus fluidos corporales", declaró.

Preguntado sobre la posibilidad de que el virus AH1N1 pueda combinarse genéticamente con el de otros animales, como las aves, el experto reconoció que esa posibilidad preocupa al organismo sanitario mundial.

"Por esta razón hay que observar la situación de los animales y asegurarse de que la enfermedad no entre ni salga (de una granja)", puesto que esto causaría su propagación geográfica.

Por otra parte, el portavoz de la OMS, Gregory Hartl, mencionó hoy que "no es fácil predecir" si el nivel de alerta pandémica pasará en algún momento del actual nivel 5 al 6, que es el máximo y que revelaría que el mundo está frente a una pandemia.

Reitero que la Organización no ha observado un contagio sostenido entre humanos fuera de Norteamérica (México y Estados Unidos), por lo que la alerta permanece por el momento igual.

Aunque reconoció que en España "se ha reportado un aumento de casos, por el momento parece que tienen el mismo patrón, es decir, que el virus fue importado de México".

Según los últimos datos de la OMS, hay 787 casos de gripe A, incluidas 20 muertes, en 17 países.

Hartl explicó que si se declarara la pandemia, los países tendrían que aumentar su actividad clínica, tanto de diagnóstico como de tratamientos, así como sus medidas de información, vigilancia y control.

Todo esto debería acelerarse, al tiempo que la OMS despacharía a los países con mayores necesidades más reservas del antiviral oseltamivir (Tamiflu), con el que se está tratando actualmente a los pacientes infectados.

El portavoz informó de que mañana lunes se reunirá el Comité Científico de la Organización para hacer un balance "de lo que sabemos y no sabemos sobre el virus" y abordar, en particular, el periodo de incubación del mismo, su severidad y los grupos de personas que parecen los más vulnerables.