La OPEP no descarta nuevas revisiones a la baja de la demanda mundial de crudo

  • Argel, 5 may (EFE).- La OPEP no descarta nuevas revisiones a la baja de la demanda mundial de crudo en 2009 a causa de las repercusiones de la crisis económica internacional sobre el consumo de petróleo, según un informe sobre la situación y las perspectivas del mercado publicado en Argel.

Argel, 5 may (EFE).- La OPEP no descarta nuevas revisiones a la baja de la demanda mundial de crudo en 2009 a causa de las repercusiones de la crisis económica internacional sobre el consumo de petróleo, según un informe sobre la situación y las perspectivas del mercado publicado en Argel.

"El crecimiento de la demanda petrolera mundial para 2009 está actualmente previsto en menos 1,4 millones de barriles diarios y otras revisiones a la baja no se excluyen, aunque esto dependerá de la duración y la gravedad de la recesión económica", indica el informe de la organización.

La OPEP redujo de nuevo en abril su previsión de demanda de crudo para 2009 con una bajada de un 1,6 por ciento respecto al año anterior hasta los 84,18 millones de barriles diarios.

En 2008 la demanda petrolera mundial bajó por primera vez desde la década de los ochenta en 0,3 millones de barriles diarios.

Para 2009 el cartel prevé que la oferta de los países no miembros de la organización crezca en 0,3 millones de barriles diarios pese a la incertidumbre sobre el consumo.

Este exceso vendrá de países como Brasil, Estados Unidos, Azerbaiyán, Kazajistán y Australia, mientras que la producción de otros estados no miembros de la OPEP como Rusia y México descenderá, según la organización.

El crecimiento de la oferta de esos grandes países productores no miembros del cartel representa "riesgos" para el mercado petrolero mundial, añade el informe de la OPEP, que bombea cerca del 40 por ciento de la oferta total de crudo.

El informe estima las reservas actuales de crudo de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en 2.739 millones de barriles, lo que supone un aumento de 190 millones de barriles respecto a la media de los últimos cinco años.