La Policía cree que el cadáver hallado en el mar pertenece a un magrebí prófugo

  • Gijón, 28 abr (EFE).- La Policía Nacional estima que el cadáver rescatado esta mañana junto a unas rocas en la costa en la Bahía de Poniente es el de un joven de origen magrebí que huyó hace diez días adentrándose en el mar tras haber sido detenido por hurto.

Etiquetas

Gijón, 28 abr (EFE).- La Policía Nacional estima que el cadáver rescatado esta mañana junto a unas rocas en la costa en la Bahía de Poniente es el de un joven de origen magrebí que huyó hace diez días adentrándose en el mar tras haber sido detenido por hurto.

"Todos los indicios" apuntalan la "hipótesis" de que se trata del joven que logró fugarse tras ser detenido en la madrugada del 17 de abril pasado en la playa de Poniente en donde se encontraba junto a su cómplice con el botín obtenido al robar el cajón portamonedas un pub cercano, según han informado fuentes policiales.

En su huida recorrió la avenida Mariano Pola, la explanada del Acuario y bajo finalmente a la playa, continuando la carrera por el borde del agua, hasta que la proximidad de los agentes motivó su entrada en el agua sin que pudiera ser interceptado.

Bomberos de Gijón han rescatado esta mañana el cadáver, que fue hallado en el mar, junto a unas rocas del espigón norte de la Bahía de Poniente, ubicado en las inmediaciones del Centro de Talasoterapia.

Al lugar han acudido dos dotaciones de bomberos, una unidad de Cuidados Intensivos del Servicio Sanitario del Principado de Asturias, varios agentes de la Policía Nacional y una brigada de la Policía Científica, esta última a efectos de la identificación del fallecido.

Tras la fuga, la Policía Nacional puso en funcionamiento un dispositivo de búsqueda en el que intervinieron efectivos de Salvamento Marítimo, Bomberos, Cruz Roja y Policía Local, con apoyo de un helicóptero y varias lanchas, sin haber podido localizar al prófugo.

Durante la persecución en tierra los policías efectuaron un disparo al aire disuasorio pero el joven hizo caso omiso y continuó corriendo por la costa hasta que decidió internarse mar adentro.

Cerca del espigón y dentro del agua, se localizó la cazadora que llevaba puesta y de la que se desprendió para nadar con mayor facilidad.