La UE logra un compromiso a medias sobre el "Corredor del Sur" del gas

  • Praga, 8 may (EFE).- La Unión Europea (UE) logró hoy un compromiso a medias para crear el llamado "Corredor del Sur", una red de tuberías para llevar gas y petróleo al mercado comunitario y reducir su dependencia energética de Rusia.

Praga, 8 may (EFE).- La Unión Europea (UE) logró hoy un compromiso a medias para crear el llamado "Corredor del Sur", una red de tuberías para llevar gas y petróleo al mercado comunitario y reducir su dependencia energética de Rusia.

La cumbre energética de Praga certificó el compromiso de la Unión y de Azerbaiyán, Georgia, Egipto y Turquía para construir la red de gasoductos y oleoductos necesaria para dar forma al proyecto.

Sin embargo, los representantes de Uzbekistán, Kazajistán y Turkmenistán (países productores que darían salida a sus recursos a través del corredor) no firmaron el documento final, aunque inicialmente sí estaba previsto que lo hicieran.

Esos países apoyan el proyecto pero no lo firmaron debido a que aún no están convencidos de que la UE sea seria acerca de llevarlo a cabo, y tampoco quieren que suponga un obstáculo a sus actuales exportaciones a Rusia y China, según indicaron fuentes de la presidencia checa.

El texto indica que los Veintisiete darán "apoyo político, y donde sea necesario, asistencia financiera y técnica" para la construcción del "Corredor del Sur", que transportará principalmente gas, aunque también petróleo.

El documento acuerda un mecanismo para establecer "un volumen de gas suficiente" que permita que las proyectadas infraestructuras sean rentables para así favorecer la implicación de las compañías de energía.

Turquía se comprometió en el texto a firmar "antes del final de junio" el acuerdo para el tránsito de combustible a través del gasoducto "Nabucco", el proyecto más avanzado.

Sin embargo, el presidente turco, Abdullah Gül, señaló en su intervención que su país considera este papel clave en el tránsito de gas y petróleo hacia la UE dentro del objetivo de Ankara de entrar en la Unión.

El primer ministro checo, Mirek Topolanek, quien hoy mismo deja el cargo la presidencia de turno del Consejo Europeo, destacó la importancia de la iniciativa para reducir la dependencia energética de Rusia, que suministra el 25% de la demanda de gas de la Unión y un 33% de las importaciones comunitarias de petróleo.

"Todos los países comunitarios corren el riesgo de sufrir cortes de suministros, bajas reservas o de ser dependientes" en el sector energético, afirmó Topolanek en la conferencia de prensa, en la que se intentó restar importancia al rechazo de los países de Asia Central a firmar la iniciativa.

El compromiso de hoy permitirá "diversificar las fuentes y los puntos de tránsito" de la energía que compra la UE, recalcó por su parte el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

La crisis del gas entre Rusia y Ucrania de diciembre y enero pasados volvió a mostrar a los europeos la necesidad de buscar esa diversificación.

El representante ruso que asistió como observador advirtió de que la alternativa del corredor será "más cara" para la UE que el tránsito ya existente por Rusia, pero no discutió la necesidad de diversificar, explicó Barroso, quien dijo que las preocupaciones rusas "son fáciles de entender".

Según los cálculos de la CE, el "Corredor del Sur" podría transportar en 2020 aproximadamente el 10% de la demanda prevista de gas en la UE, cifra que podría ser mayor si los europeos cumplen sus objetivos de reducción de consumo y desarrollo de energías alternativas.

Los principales proyectos del "Corredor del Sur" son "Nabucco", el Interconector Turquía-Grecia-Italia (ITGI) y el gasoducto "White Stream".

Nabucco, el proyecto más avanzado, podría comenzar a funcionar en 2015, y cinco años después transportaría 31.000 millones de metros cúbicos de gas anuales (aproximadamente un 5% de la demanda total de la UE prevista).

Este proyecto está muy avanzado desde el punto de vista técnico, con el inicio de las obras previsto para 2011 y un coste de unos 9.000 millones de euros.

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) estaría dispuesto a financiar una parte significativa, según avanzó hoy el presidente de la entidad, Philippe Maystadt.

Pero Maystadt aseguró, en unas declaraciones, que necesitan más "garantías legales", ya que "para nosotros una condición previa esencial es un acuerdo intergubernamental".

Tanto Nabucco como el ITGI transportarían el gas de la zona del Cáucaso y Asia Central a través de Turquía con destino a la UE.

En cuanto al "White Stream" (Corriente Blanca) llevaría el gas del Cáucaso desde Georgia hasta Turquía a través del Mar Negro.

Una serie de gasoductos y oleoductos menores completarían la red en Asia Central, Oriente Medio y el Cáucaso.