La UE prepara una prueba de resistencia para los grandes bancos europeos

  • Bruselas, 12 may (EFE).- La Unión Europea (UE) prepara una prueba de resistencia para evaluar la solidez de las entidades bancarias trasnacionales de importancia sistémica, cuyos resultados deberían estar listos antes de septiembre.

La UE prepara una prueba de resistencia para los grandes bancos europeos

La UE prepara una prueba de resistencia para los grandes bancos europeos

Bruselas, 12 may (EFE).- La Unión Europea (UE) prepara una prueba de resistencia para evaluar la solidez de las entidades bancarias trasnacionales de importancia sistémica, cuyos resultados deberían estar listos antes de septiembre.

Fuentes comunitarias confirmaron hoy a Efe que los países han encargado la tarea al Comité Europeo de Supervisores Bancarios (CEBS, en sus siglas en inglés), un organismo consultivo formado por representantes de las autoridades nacionales de supervisión -el Banco de España, en el caso español-.

Una portavoz del CEBS precisó que el examen de resistencia lo efectuarán los supervisores nacionales, a partir de orientaciones y escenarios comunes propuestos por el comité, y éste extraerá una conclusión global sobre la situación del sistema bancario comunitario.

Los resultados, de carácter confidencial, serán trasladados al Comité Económico y Financiero (CEF) -una formación técnica de la UE que cuenta con un representante de cada gobierno y cada banco central de los 27 estados miembros- antes de septiembre.

Los ministros de Finanzas de los Veintisiete serán informados de las conclusiones de la prueba en la reunión informal que celebrarán los días 25 y 26 de septiembre en Gotemburgo, organizado por la presidencia sueca de turno de la UE.

En principio, la prueba se limitará a los "bancos trasnacionales de importancia sistémica", aunque lo más probable es que no se centre en entidades concretas sino en el conjunto del sistema, precisaron las fuentes comunitarias.

Desde el CEBS, indicaron que corresponde a cada supervisor elegir los bancos que considera relevantes y dejaron claro que en ningún caso se ofrecerán datos "banco por banco", a no ser que las autoridades nacionales decidan hacerlo.

El objetivo de este ejercicio es "aumentar la resistencia agregada" del sistema financiero europeo ante posibles choques, explicó la portavoz, que recalcó que no se trata de evaluar las necesidades específicas de capital de entidades individuales, como se ha hecho en Estados Unidos.

En ese país, las autoridades decidieron someter a los 19 mayores bancos del país a un test de resistencia para calcular sus potenciales pérdidas futuras y determinar si deberían elevar su capital.

La evaluación, cuyos resultados se publicaron la semana pasada, concluyó que diez de esas 19 entidades necesitan, en total, cerca de 75.000 millones de dólares adicionales para garantizar su solidez en caso de que la crisis se agrave.

Bank of America fue el que salió peor parado de la prueba, ya que necesita 33.900 millones de dólares, seguido de Wells Fargo (13.700 millones) y Citigroup (5.500 millones).

La portavoz del comité de supervisores hizo hincapié en las diferencias entre el sistema financiero y de supervisión europeo y estadounidense, motivo por el que el diseño de la prueba de resistencia, y también su finalidad, debe ser distinto.

Así, recordó que en Europa las competencias de supervisión son exclusivas de las autoridades nacionales, y también corresponde a los gobiernos decidir si es necesario recapitalizar alguna entidad.