Las aves escogen diferentes rutas migratorias dependiendo del sexo o la edad

  • San Vicente del Raspeig (Alicante), 12 may (EFE).- Las rutas migratorias de las aves varían según la temporada, la edad o el sexo y teniendo en cuenta que "los machos mucho más rápidos que las hembras", según un estudio que se presenta hoy en la Universidad de Alicante (UA).

Las aves escogen diferentes rutas migratorias dependiendo del sexo o la edad

Las aves escogen diferentes rutas migratorias dependiendo del sexo o la edad

San Vicente del Raspeig (Alicante), 12 may (EFE).- Las rutas migratorias de las aves varían según la temporada, la edad o el sexo y teniendo en cuenta que "los machos mucho más rápidos que las hembras", según un estudio que se presenta hoy en la Universidad de Alicante (UA).

La investigación "Migración de rapaces a través del Mar Mediterráneo" del investigador italiano Ugo Mellone se presenta dentro del ciclo "Las semillas de la investigación. Los investigadores que pasaron por el doctorado del CIBIO" (Centro Iberoamericano de la Biodiversidad, con sede en la UA).

El CIBIO, dirigido por Eduardo Galante, acoge durante mayo catorce ponencias de interés científico sobre estudios ambientales realizadas en los últimos diez años.

La identificación de las rutas migratorias es una herramienta "importante" para "la selección de espacios protegidos" porque la creación de éstos permite "el seguimiento de poblaciones de aves de áreas geográficas muy grandes" o la instalación de lugares de agroturismo, ha explicado a EFE el investigador italiano.

Éste es el caso del Estrecho de Messina (Italia), donde se puede realizar el censo de las poblaciones de ciertas especies de toda la Europa del este, ha señalado Mellone.

Asimismo, el poder identificar las rutas migratorias facilita la elección de los lugares donde instalar parques eólicos.

El trabajo, que ha logrado dibujar las diferentes rutas de migración, se ha desarrollado en varios lugares del Mediterráneo central, preferentemente en islas, estrechos y montañas de Italia y los Balcanes, durante un período de 15 años.

"La conclusión principal es que, generalmente, existen varias estrategias de migración dependiendo del ave", ha indicado el investigador.

En este sentido, Mellone ha explicado que muchas aves tienen un gasto energético muy alto cuando migran sobre el mar, mediante el "vuelo batido".

Por ello, las especies de águila culebrera que crían en Italia en lugar de migrar hacia África cruzando el Mediterráneo desde la isla italiana de Sicilia, vuelan hacia el norte y cruzan por el estrecho de Gibraltar, paso sobre el mar más corto, con sólo 14 kilómetros.

Respecto al Mediterráneo occidental, es "interesante" ver cómo las aves migran hacia África por Gibraltar, gracias "a la forma más sencilla que tiene España respecto a Italia".

Sobre el efecto del cambio climático en la migración de las aves, Mellone ha comentado que todavía "no hay estudios específicos", ya que se necesitan recoger datos "durante 30 ó 40 años" para ver la influencia del cambio climático en los itinerarios.

Sin embargo, investigadores ya han estudiado el patrón de distribución de las abejas, en las que se ha notado un desplazamiento hacia el norte debido al calentamiento global, adaptación que "las aves no realizan de esta manera tan rápida".

Por otro lado, Mellone también participa en el estudio que la UA está realizando sobre la migración del halcón eleonor, investigación que en estos momentos "comienza a tener sus primeros datos sobre la migración de primavera".

Los primeros resultados del estudio, sobre la migración de otoño, revelaron que, contrariamente a lo propuesto en la bibliografía existente hasta la actualidad sobre la migración del citado halcón, los ejemplares estudiados no han seguido la ruta marítima a través del Mediterráneo oriental, el mar Rojo, Somalia y el oeste del océano Índico.

Los investigadores descubrieron que para alcanzar los cuarteles de invernada en Madagascar, los halcones migraron a través del continente africano pasando por quince países.

Según los resultados obtenidos, los halcones tardan entre 21 y 47 días en cubrir todo el trayecto, unos 9.000 kilómetros, que realizan tanto de día como de noche, con un promedio de entre 150 y 250 kilómetros por jornada.