Las estatinas reducen hasta un 35% la recurrencia del ictus

Etiquetas

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

Las personas que toman los fármacos que reducen el colesterol denominados estatinas después de un ictus podrían tener un 35 por ciento menos de posibilidades de tener un segundo ictus y un 57 por ciento menos de riesgo de morir en los siguientes diez años después del ictus inicial, según un estudio de la Universidad de Ioannina en Grecia que se publica en la revista 'Neurology'.

Según explica Sotirios Giannopoulos, autor del estudio, "considerando la gran cantidad de pacientes de ictus en todo el mundo, estos posibles beneficios de las estatinas son significativos. También, los segundos ictus tienden a dar lugar a una mayor discapacidad y más tiempo de internamiento en los hospitales que los primeros ictus, así que cualquier cosa que pueda prevenir estos ictus recurrentes es beneficiosa".

En el estudio participaron 794 personas que habían padecido un ictus y tenían información de los últimos diez años después del ictus. Los investigadores examinaron los registros para ver qué factores afectaban al riesgo de un segundo ictus o de morir en los siguientes diez años.

Durante ese tiempo, 112 personas tuvieron un segundo ictus y 224 personas murieron. Aquellos que tomaban estatinas tenían un 35 por ciento menos de probabilidad de tener un segundo ictus y un 57 por ciento menos de morir en los siguientes diez años en comparación con los que no tomaban estos fármacos.

Según los investigadores, alrededor del ocho por ciento de aquellos que tomaban las estatinas tuvieron un segundo ictus en comparación con el 16 por ciento de los que no tomaban estos fármacos.

Los autores analizaron otros factores de riesgo del ictus como la hipertensión, la diabetes, el tabaquismo y los problemas cardiacos pero descubrieron que las estatinas suponían el único factor vinculado a un menor riesgo de ictus recurrente y mortalidad.

"Es posible que los efectos de los fármacos que están separados de sus efectos de reducción del colesterol sean los responsables de este resultado. Las estatinas tienen efectos antiinflamatorios y antioxidativos y también previenen la coagulación sanguínea y estabilizan las placas en las arterias, así que uno de estos mecanismos podría ayudar a prevenir la recurrencia del ictus", concluye Giannopoulos.