Las gallegas Leche Río y Feiraco gozan de buena salud aunque la crisis ronde el sector

  • Santiago de Compostela, 6 may (EFE).- La empresa gallega Leche Río y la cooperativa Feiraco gozan de buena salud y no registran actualmente ningún problema pese a que la crisis merodea por las industrias, entre ellas Pascual que ayer anunció un ERE en su fábrica de Lugo, y los productores que se dedican al sector lácteo.

Santiago de Compostela, 6 may (EFE).- La empresa gallega Leche Río y la cooperativa Feiraco gozan de buena salud y no registran actualmente ningún problema pese a que la crisis merodea por las industrias, entre ellas Pascual que ayer anunció un ERE en su fábrica de Lugo, y los productores que se dedican al sector lácteo.

Jesús Lence, administrador único de Leche Río, la mayor empresa transformadora de Galicia, destacó a Efe la "buena salud" de sus cuatro fábricas, tres en Lugo y una en A Coruña, tanto en el plano económico, como en el comercial y en el laboral de sus 200 empleados entre Río y Leyma, que también pertenece al grupo.

"Ya estábamos preparados" para esta crisis pero el "precio de la leche no diferencia la calidad sino el poder adquisitivo del comprador", indicó el propietario de Leche Río, que comercializa 33 millones de litros de leche al mes.

Por su parte, el director general de Feiraco, José Luis Antuña, aseguró a Efe que la cooperativa no tiene problemas en este momento "conflictivo" para el sector, en el que Feiraco no prevé "de forma inmediata ninguna dificultad con respecto al empleo", destacó.

De hecho, continuó, envasa un 15 por ciento más que en 2008 y gestiona actualmente 10 millones de litros de leche al mes, procedentes de sus socios ubicados en un radio de 60 kilómetros de la fábrica, con sus 211 trabajadores en Galicia, el 90 por ciento de ellos en su centro de Ames (A Coruña).

En opinión de Antuña, en general el mercado está "complicado" debido a los "precios tan a la baja" que se están registrando y que para el ganadero supusieron en el primer trimestre casi un 25 por ciento menos.

Los sindicatos ven probable que haya más factorías en Galicia que repitan la situación de Leche Pascual y pidieron la mediación de la Xunta para que investigue a las distribuidoras, responsables para ellos de la crisis en el sector lácteo, tanto para productores como para industrias.