Llega a Cataluña la única representación pictórica coetánea de Jaume I

  • Barcelona, 4 may (EFE).- El Museo de Historia de Cataluña expondrá durante tres meses y por primera vez en Cataluña la única representación pictórica coetánea de Jaume I, propiedad de la Sociedad Arqueológica de Montpellier, lugar del que procede la obra.

Barcelona, 4 may (EFE).- El Museo de Historia de Cataluña expondrá durante tres meses y por primera vez en Cataluña la única representación pictórica coetánea de Jaume I, propiedad de la Sociedad Arqueológica de Montpellier, lugar del que procede la obra.

La pintura, único retrato conocido del monarca mientras se encontraba en vida, data del año 1262, y se trata de un plafón de madera de 25,4 centímetros de altura por 43 centímetros de ancho, que adornaba una de las vigas del techo de un salón de un palacio medieval de Montpellier, destruido a mitad del siglo XIX.

En la obra, que formará parte de la exposición "Princesas de tierras lejanas. Cataluña y Hungría en la Edad Media", se observa por primera vez la verdadera cara de Jaume I, y no como se le representa en obras posteriores, en que el monarca es "mitificado", según ha explicado uno de los comisarios de la exposición, Ramon Sarobe.

El plafón, pintado al temple sobre madera, muestra al rey, de 54 años, en una escena de caza, montado sobre un caballo blanco y sosteniendo un halcón, mientras un sirviente le acompaña, portando una corneta y una lanza.

"No está representado exagerando su papel de monarca, sino que se le presenta de manera más mundana, mientras va de caza, con ropas simples (una túnica) y de manera más humana y próxima", ha explicado Sarobe.

Precisamente, Jaume I aparece sin barba, mientras que en representaciones posteriores a partir del siglo XIII se le empezó a mostrar en manuscritos "tal como lo imaginaban".

"Ése era un rey mítico, y el de ahora es real, dibujado por alguien que lo vio", ha insistido.

El palacio del que formaba parte el plafón perteneció a la familia Conques, "una de las más importantes de la época", según ha explicado la también comisaria y profesora de Historia del Derecho de la Universidad de Barcelona (UB), Tünde Mikes, que ha detallado que el monarca catalán acudió a las bodas de varios hijos de la familia Conques y residió en la localidad francesa durante medio año.

Por ello, se realizaron una serie de trece pinturas para representar la boda entre Beatriz de Conques y Bernat Roc, de las que la exposición mostrará tres: la de Jaume I, la de los dos novios y una con dos animales alados.

La obra se expondrá por primera vez en Cataluña, ya que, hasta ahora, sólo se había expuesto en Segovia.

El museo ha examinado hoy su estado, que ha calificado de "muy bueno" tras realizar distintas pruebas por parte de expertos.

Entre el 7 de mayo y el 2 de agosto, la obra permanecerá en Cataluña, y después se trasladará al Museo Nacional de Hungría, que coproduce la exposición de más de 200 piezas sobre las relaciones dinásticas más importantes entre Cataluña y el país centroeuropeo, centrándose en cuatro princesas de distintas etapas de la Edad Media.