Los directivos de Ford afirman que la reestructuración está funcionando

  • Washington, 14 may (EFE).- Los directivos de Ford tranquilizaron hoy a los accionistas de la compañía sobre el futuro de la compañía al afirmar que la situación del fabricante es "diferente" a General Motors y Chrysler y que el plan de reestructuración está funcionando.

Washington, 14 may (EFE).- Los directivos de Ford tranquilizaron hoy a los accionistas de la compañía sobre el futuro de la compañía al afirmar que la situación del fabricante es "diferente" a General Motors y Chrysler y que el plan de reestructuración está funcionando.

Durante la junta general de accionistas celebrada hoy en la localidad estadounidense de Wilmington, tanto el presidente del consejo de administración, Bill Ford, como el consejero delegado de Ford, Alan Mulally, dijeron que el fabricante está avanzando y realizando "grandes progresos".

Mulally también dijo que aunque espera que los paquetes de estímulo económico reactiven en todo el mundo las ventas de automóviles en los próximos meses, la demanda global de vehículos caerá este año un 15 por ciento.

Por su parte, los accionistas aprobaron el acuerdo con el sindicato United Auto Workers (UAW) por el que Ford pagará con acciones el 50 por ciento del dinero que tiene que aportar al fondo financiero de las prestaciones sanitarias de los jubilados.

También fue aprobada la propuesta para limitar los pagos en bonificaciones a los ejecutivos, hasta que Ford tenga dos años consecutivos de beneficios.

La compañía dijo que Mulally sólo tuvo un salario de 2 millones de dólares en 2008. La compensación total que el directivo recibió, contabilizadas las opciones sobre acciones y otras recompensas accionariales, sumó 13,6 millones de dólares, un 37 por ciento menos que en 2007.

El trabajo de Mulally fue alabado por Bill Ford, tataranieto del fundador de la compañía, quien resaltó el hecho que el consejero delegado esté trabajando más horas a cambio de un salario inferior.

Mulally también fue felicitado por algunos de los accionistas presentes, especialmente por haber evitado que Ford tuviera que recurrir a los préstamos gubernamentales a los que han recurrido General Motors (GM) y Chrysler.

Estas dos compañías recibieron en diciembre de 2008 un préstamo de 15.400 millones de dólares del Gobierno estadounidense. A pesar de ello, Chrysler se tuvo que declarar en quiebra el pasado 30 de abril y GM se enfrenta al mismo destino el 31 de mayo.

"Somos diferentes a las otras compañías", afirmó Mulally a los accionistas, a la vez que mantuvo las expectativas de que Ford saldrá de los números rojos en 2011.

Mulally dijo que el plan de reestructuración de Ford está funcionando, que la compañía está reduciendo sus costes para preservar liquidez y que este año lanzará una serie de vehículos que espera elevará la cuota de mercado del fabricante en los principales mercados mundiales.

"Tenemos suficiente liquidez para superar este bajón global, mientras mantenemos nuestro plan de productos sin necesidad de préstamos gubernamentales", añadió Mulally.

El consejero delegado de Ford explicó que la ventaja de la empresa ha sido que empezó la reestructuración antes de que se iniciara la actual crisis económica, lo que les ha permitido enfrentarse a la dramática caída de ventas desde una mejor posición financiera.

"En el primer trimestre del año mostramos un fuerte avance", afirmó Mulally a pesar de que la compañía perdió más de 1.400 millones de dólares.

Bill Ford resaltó que la crisis es la más grave que ha presenciado.

"En todos mis años con la compañía, nunca he visto condiciones de mercado tan difíciles como las que tenemos ahora. Sin embargo, nunca he estado más entusiasmado con nuestras perspectivas futuras", afirmó.

A preguntas del reverendo Jesse Jackson, un destacado político del Partido Demócrata, en representación de un grupo de accionistas de la compañía, Ford también dijo que la compañía no puede permitir que el sector manufacturero estadounidense desaparezca.

"Estamos invirtiendo en Estados Unidos, eso es muy importante para nosotros", dijo Ford.

La pregunta de Jackson y la respuesta de Ford se producen horas después de que medios de comunicación revelaran que GM está planeando importar a Estados Unidos vehículos producidos en China.

La medida puede causar graves problemas de imagen al fabricante en un momento en el que está eliminando miles de puestos de trabajo en EE.UU.