Los gastos de los políticos desatan la ira de los británicos

DERBY, Reino Unido (Reuters) - Los británicos, indignados por el derroche de sus políticos en las reclamaciones de gastos, afirman que se vengarán el mes que viene en las urnas, con el gobernante Partido Laborista como principal objetivo.

Los políticos británicos suelen quejarse de la apatía de los votantes, pero los titulares sobre los miembros del Parlamento que reclamaban gastos de cualquier cosa, desde galletas hasta la limpieza de piscina, han despertado la ira de los votantes.

"Creo que es bastante repugnante. Los colegas y los amigos hablamos mucho de ello y todos nos sentimos traicionados", dijo Dave Prior, de 60 años, que dirige una empresa de drenaje en el centro de Inglaterra.

"El laborismo ha perdido el control de todo", añadió Prior, que visitaba un centro comercial en Westfield, en la ciudad de Derby.

El empresario dijo que votaría a los conservadores en las elecciones europeas y locales del 4 de junio, en la última gran prueba de opinión pública que tendrá el país antes de las elecciones generales del año que viene.

El primer ministro, Gordon Brown, que está por detrás de los conservadores en las encuestas de opinión, inició el jueves la campaña electoral de su partido en una escuela cercana a Derby.

Durante su discurso, Brown se alejó brevemente del guión de campaña para anunciar que había suspendido a un ex ministro laborista, que según los medios reclamó 16.000 libras (unos 17.840 euros) de más de una hipoteca.

Los laboristas, los conservadores y los demócratas liberales - los tres partidos más grandes a nivel nacional - han visto su imagen perjudicada por el escándalo de los gastos, que se produce cuando el país se enfrenta a la situación económica más dura de las últimas décadas.

ENCUESTAS DE OPINIÓN

Los votantes, sin embargo, parecen atribuir la mayor parte de la culpa a los laboristas, que gobiernan el país desde hace 12 años.

El apoyo al partido se ha reducido a un mínimo histórico de sólo el 22 por ciento, según la encuesta de YouGov publicada el viernes por el diario Sun. Los conservadores reciben el 41 por ciento del apoyo, suficiente para recibir una victoria abrumadora en unas elecciones generales, que se celebran el año que viene.

"La última vez voté laborista. No lo haré esta vez. Miraré más allá de los tres grandes partidos", afirmó Joseph Clarke, que vendía subscripciones a servicios de televisión en un centro comercial.

Clarke, un veinteañero que votó por primera vez en las generales de 2005, dijo que apoyaría al partido antieuropeo UK Independence (UKIP, en sus siglas en inglés) en los comicios europeos.

Esta formación recibió casi el 15 por ciento de los votos en las elecciones europeas de 2004 en el país, reacio a la integración europea.

El compañero de trabajo de Clarke, algo mayor y que no quiso dar su nombre, dijo que votaría al British National Party (BNP) después de votar a los laboristas durante toda su vida. Algunos analistas creen que esta formación antiinmigración se beneficiará del desapego de trabajadores preocupados por los crecientes niveles de desempleo.