ETA

Los Gobiernos español y vasco acelerarán el TAV y reforzarán su seguridad

  • Vitoria, 15 may (EFE).- Los gobiernos español y vasco se han comprometido hoy a dar un impulso adicional a las obras del tren de alta velocidad en Euskadi y a "revisar" las medidas de seguridad para reforzarla frente a la amenaza de ETA a esta infraestructura.

Vitoria, 15 may (EFE).- Los gobiernos español y vasco se han comprometido hoy a dar un impulso adicional a las obras del tren de alta velocidad en Euskadi y a "revisar" las medidas de seguridad para reforzarla frente a la amenaza de ETA a esta infraestructura.

El lehendakari, Patxi López, y el ministro de Fomento, José Blanco, han visitado esta mañana varios tramos de la construcción de la infraestructura ferroviaria, entre ellos el de unión entre Álava y Guipúzcoa.

Blanco ha asumido el "compromiso de agilizar al máximo" estas obras y dar "un impulso adicional a la llegada de la alta velocidad a Euskadi".

El ministro ha explicado que con su primera visita a esta infraestructura, cuyo coste de casi 4.200 millones de euros financia en su totalidad el Estado, quería mostrar el "firme compromiso" del Gobierno con la obra y dar las gracias y el apoyo a las empresas y a las personas que trabajan en ella, especialmente a la familia de Inaxio Uria, empresario asesinado por ETA cuya firma construye parte del TAV.

Ha destacado que este proyecto es "fruto del diálogo y el consenso" entre las dos administraciones y ha insistido en que Fomento va a dar un "importante impulso" a las obras que está ejecutando, el ramal entre Vitoria y Bilbao.

Ha anunciado que el próximo día 29 el Gobierno va a adjudicar el tramo entre Amorebieta y Lemoa, con lo que estarán en obras trece de los dieciocho tramos entre las capitales vizcaína y alavesa, el sesenta por ciento del total.

El ministro, que ha adelantado su previsión de que a finales de este año estén en obras o licitados quince del total de los tramos del trazado, entre ellos los accesos a Vitoria y Bilbao, se ha referido a la seguridad de las obras y ha reiterado que los gobiernos trabajarán para que las obras se realicen "en las máximas condiciones de seguridad para los trabajadores y las empresas".

Blanco ha revelado que había acordado con el lehendakari "revisar los mecanismos" para "reforzar aún más si cabe la seguridad" y también para "evitar o minimizar los retrasos por la falta de colaboración de algunos ayuntamientos", en referencia a los gobernados por ANV.

El lehendakari, Patxi López, ha dedicado sus primeras palabras a mostrar su "cercanía y solidaridad" con las empresas y los trabajadores de la infraestructura.

López se ha referido a los "totalitarios que quieren imponer" su criterio frente al "deseo mayoritario" de la sociedad vasca para advertirles de que los poderes públicos no van a "ceder" frente al intento de "chantaje al sistema democrático".

Ha pedido al conjunto de la sociedad que agradezca el trabajo y el compromiso de las empresas y trabajadores con esta obra y ha reconocido el "sacrificio" de Uria por "no ceder a ese chantaje terrorista y servir a su país, fomentando la actividad empresarial y generando empleo y riqueza".

Tras destacar el valor de la cooperación entre administraciones, el lehendakari ha reconocido que en el ramal que ejecuta el Gobierno Vasco, aunque luego lo financie el Estado, "se puede hacer un esfuerzo mayor" que el realizado hasta ahora, por lo que se van a "acelerar al máximo" las obras.