Los responsables sanitarios alertan de nuevos casos de hepatitis E en el norte de Uganda

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

Se han registrado al menos 53 nuevos casos de hepatitis E entre los desplazados internos de Uganda en el distrito de Kitgum, en el norte del país, al comienzo de la actual estación de lluvias, según declararon los responsables sanitarios a la agencia de noticias humanitarias de la ONU, IRIN.

La mayor parte se registraron en los centros sanitarios de Lukung, Amida, Padibe y Layamu, entre otros, de acuerdo con el director del equipo de control de la hepatitis E en Kitgum, Silvester Opira. "Los casos nuevos de infecciones se han registrado en los centros de salud, y tienen un nivel alto entre los niños y las mujeres", declaró Opira.

La poca higiene y sanidad en las zonas donde regresan los desplazados internos, junto con las lluvias, han contribuido a la difusión de la enfermedad. Pocas personas, señaló Opira, tiene letrinas en sus hogares, mientras que otros beben agua de fuentes que carecen de protección, por lo que podrían estar contaminadas.

"La gente que no tenga letrinas en sus hogares será arrestada y obligada a cavarlas", aseguró. Más de 156 personas han muerto por esta enfermedad sólo en Kitgum desde 2007, cuando se registró por primera vez la enfermedad, y más de 9.900 han sido infectadas.

El secretario de Sanidad del distrito de Kitgum, Tony Toolit, declaró a IRIN que el principal problema para la gente que vuelve a sus aldeas es la falta de agua potable. "En algunos lugares, la gente está bebiendo agua de las lagunas y de los arroyos, lo que ha extendido la infección", aseguró.

Toolit añadió que el agua potable y la cobertura de letrinas en Kitgum apenas alcanza el 40 por ciento y, por tanto, se necesita aumentar el mensaje de prevención, dar agua potable y ayudar a los desplazados con materiales de construcción.

La hepatitis E es una enfermedad que se transmite vía oral, los brotes suelen estar vinculados al agua o a los alimentos contaminados. Aunque los índices de mortalidad suelen ser bajos, entre las mujeres embarazadas, especialmente en su tercer trimestre, son bastante altos.