Los terroristas pretendían atentar contra gobernadores de Bolivia, según un detenido

  • La Paz, 30 abr (EFE).- La supuesta banda terrorista desarticulada en Bolivia quería atentar contra la vida de los gobernadores opositores de Santa Cruz y Beni para convertirlos en "mártires" de la lucha por las autonomías, dijo hoy uno de los detenidos por este caso.

La Paz, 30 abr (EFE).- La supuesta banda terrorista desarticulada en Bolivia quería atentar contra la vida de los gobernadores opositores de Santa Cruz y Beni para convertirlos en "mártires" de la lucha por las autonomías, dijo hoy uno de los detenidos por este caso.

Juan Carlos Gueder, miembro de un grupo autonomista de la región de Santa Cruz detenido hace dos días, hizo hoy declaraciones a los periodistas en la Fiscalía donde también se presentaron decenas de fotografías de los miembros de la organización posando con diversas armas.

Ese grupo fue desarticulado a mediados de mes en la ciudad de Santa Cruz en una acción policial en la que murieron abatidos por los agentes Eduardo Rózsa-Flores, que tenía las nacionalidades boliviana, croata y húngara, el irlandés Dwyer Michael Martin y un rumano húngaro Árpád Magyarosi.

Además, fueron detenidos Mario Francisco Tadic Astorga (boliviano con pasaporte croata) y Elöd Tóásó (húngaro), quienes están en prisión preventiva en La Paz.

El Gobierno boliviano ha denunciado en las últimas semanas que el plan de la organización irregular era asesinar al presidente Evo Morales, a algunos dirigentes de la oposición y organizar milicias para promover la separación de la región de Santa Cruz.

Gueder, que compareció ante la prensa junto a los fiscales que investigan el caso, dijo haberse acercado al grupo porque pensó que era un movimiento "simple", pero decidió alejarse cuando Rózsa habló de matar a los gobernadores autonomistas para crear mártires.

"Me retiré del programa que él (Rózsa) tenía de captación de recursos cuando dijo en una oportunidad, en una reunión, que quería atentar contra la vida de gobernador Rubén Costas (Santa Cruz) y del señor Ernesto Suárez Satori (Beni)", indicó.

Agregó que para Rózsa, el gobernador de Santa Cruz tenía más valor como "mártir muerto" porque, a su juicio, "no hacía nada" por la causa de las autonomías.

También reconoció que vendió a Rózsa un arma por 1.000 dólares y que éste le pidió ayuda para comprar más en Santa Cruz.

El gobernador de Beni, Ernesto Suárez, dijo al canal Unitel que las declaraciones de Gueder eran "preocupantes", si bien también expresó sus dudas sobre el curso de las investigaciones porque, señaló, la Fiscalía de La Paz no le transmite confianza.

Suárez declaró que no se sentía amedrentado por las revelaciones y sostuvo que es necesaria "una investigación imparcial, responsable, profesional sobre todo, cosa que no se ha venido dando".

De su parte, el fiscal del caso, Marcelo Sosa, presentó a la prensa decenas de fotografías de miembros del grupo armado y de desconocidos que al parecer son prófugos.

En las imágenes y posando con armas aparecen Rózsa y el irlandés Dwyer Michael Martin, que murieron en el operativo del 16 de abril, y también el húngaro Tóásó, detenido en una cárcel de La Paz.