Los vecinos afectados por la explosión de Cornellà (Barcelona) de 2007 vuelven a sus viviendas con "emoción"

CORNELLÀ DE LLOBREGAT (BARCELONA), 30 (EUROPA PRESS)

Las 14 familias afectadas por la explosión de gas del 25 de enero de 2007 en Cornellà de Llobregat ya tienen las llaves de sus viviendas tras las obras de reparación que se han prolongado más de dos años. Los vecinos han vuelto a sus casas con "emoción, tensión y lágrimas" y con la esperanza de "dejar atrás lo ocurrido", según el portavoz de los afectados, Paco Bermudo.

La explosión afectó al edificio número 36 de la avenida de Porta Diagonal y causó la muerte a una niña de 2 años y heridas a 21 personas. La explosión destrozó por completo uno de los pisos y la onda expansiva afectó a 18 viviendas.

Durante estos dos años, las familias desalojadas han vivido en pisos de alquiler que ha sufragado el Ayuntamiento de Cornellà. Mientras tanto, se desarrollaban las obras de rehabilitación de las viviendas con retrasos por la falta de financiación por parte de la aseguradora Mapfre --que sólo cubrió parte del coste-- y por retrasos de la constructora, según los vecinos.

"Se ha reconstruido cada piso como quería cada propietario", afirmó Paco Bermudo, que describió la entrada anoche a las viviendas como un acto "con mucha tensión, emoción y lágrimas".

En el edificio se ha vuelto a instalar el suministro de gas pero con medidas de seguridad añadidas. Se ha colocado un sistema de detección de fugas en las calderas. "Cuando el aparato detecta una fuga, corta el ramal que está debajo de la ventana, es muy sencillo", según Paco Bermudo. Este sistma se está instalando también en el resto de 132 viviendas del complejo de la avenida de Porta Diagonal.