Luciana Souza dice que la poesía de la música está en descubrirse en cada concierto

  • Santander, 5 may (EFE).- La música ha formado parte de la vida de la cantante y compositora brasileña Luciana Souza desde que era una niña. Creció rodeada de artistas y ahora, a los 42 años, se considera afortunada por llevar dentro esa pasión y confiesa que la poesía de su oficio está en descubrirse en cada nuevo concierto.

Luciana Souza dice que la poesía de la música está en descubrirse en cada concierto

Luciana Souza dice que la poesía de la música está en descubrirse en cada concierto

Santander, 5 may (EFE).- La música ha formado parte de la vida de la cantante y compositora brasileña Luciana Souza desde que era una niña. Creció rodeada de artistas y ahora, a los 42 años, se considera afortunada por llevar dentro esa pasión y confiesa que la poesía de su oficio está en descubrirse en cada nuevo concierto.

Ha sido tres veces candidata a los "grammy" por sus discos, que funden el jazz y la bossa nova, y en 2008 consiguió entrar en la lista de premiados por su trabajo en "River (The Jonny Letter)", un álbum de Herbie Hancock, en el que también colaboraron Jonny Mitchell, Norah Jones y Tina Turner.

Tras actuar en San Francisco y Nueva York, la cantante, que vive en Estados Unidos, comienza hoy en Santander una gira por España que le llevará a escenarios de Madrid, Palma de Mallorca y Barcelona.

Pero antes de empezar con los conciertos, ha reservado un tiempo para encontrarse con los estudiantes de la Universidad de Cantabria y hablarles de su música, de su Brasil natal, que impregna todo lo que hace, y del jazz, tan atractivo como peligroso para un intérprete por la libertad que le ofrece, les ha advertido.

Luciana Souza ha acudido al encuentro con el guitarrista Romero Lubambo, su pareja artística, que no sentimental, ha aclarado, desde hace veinte años. La música de este intérprete de Río de Janeiro suena en "todos los discos con guitarra" que ha grabado la cantante a partir de 1989 y los dos han compartido escenario en teatros de todo el mundo.

En la Universidad de Cantabria, que organiza el concierto de esta noche junto a Caja Cantabria, Romero Lubambo ha ilustrado, guitarra en mano, algunas de sus respuestas a los alumnos, que no todos los días tienen la oportunidad de preguntar a un cantante de éxito.

Este ingeniero mecánico que dejó la profesión para dedicarse de lleno a la música y marcharse a Nueva York, donde encontró "muchas vidas, muchas personas diferentes y a Luciana", ha explicado con las cuerdas cómo se parecen las armonías del jazz y de la música brasileña de los cuarenta, los cincuenta y los sesenta.

Incluso se ha enterado de que en tres o cuatro años colaborará en un disco con el que Luciana Souza se propone explorar un nuevo territorio, el de la música que se componía en su país en el XIX.

"Como cantante tengo ganas de hacer muchas cosas diferentes", ha asegurado esta artista, quien cree que esa es la misma inquietud que lleva a un intérprete de pop o a una soprano a cantar jazz, aunque a veces el resultado "no vaya bien".

Su padre era guitarrista y su madre, cantante y poeta, y ella ya cantaba a los tres años. "La música te escoge, te llama y no puedes negarte", ha sentenciado, antes de explicar que los intérpretes de jazz no improvisan sin más, sino que están "componiendo en el instante".

Luciana Souza se presenta como brasileña y después como cantante. Aunque reside en Estados Unidos desde los 17 años y tiene pasaporte de ese país, sigue sintiéndose una extranjera que conserva en la memoria una foto que refleja el Brasil de los ochenta, no el de ahora.

Dormir es, para esta ella, el mejor bálsamo para la voz, siempre que se lo permite su hijo de ocho meses. Y cuando llega a un nuevo escenario, ha relatado, cierra los ojos y siente que está en un río que la lleva lejos, a su Brasil, para descubrirse de nuevo.