México repatría a sus ciudadanos en cuarentena en China

PEKÍN, 5 (EUROPA PRESS/Débora Altit)

El avión enviado por México a China para repatriar a sus ciudadanos en cuarentena aterrizó hoy en la ciudad de Shangai y regresará con cerca de 80 personas a bordo, muchos de ellos ciudadanos mexicanos no afectados por los controles sanitarios de Pekín pero que han decidido abandonar el país.

En total, 43 de los repatriados eran pasajeros o la tripulación del avión en el que viajó el único contagiado del virus localizado en China hasta la fecha, un varón mexicano de 26 años.

Otros 34 son ciudadanos mexicanos residentes en China y que no se encontraban sometidos a la cuarentena, pero que han respondido a la oferta del Gobierno de facilitar su repatriación, según explicó Andrés Peña, vicecónsul general de México en Shangai.

Seis mexicanos que viajaban también en el avión han optado, no obstante, por pasar el resto de la cuarentena en China. Los jóvenes, todos ellos estudiantes de chino, han preferido, según la agencia oficial Xinhua, que cita al director del departamento de Salud de Shangai, Xu Jianguang, "seguir viviendo en el hotel de cuatro estrellas en el que han estado en cuarentena desde el 2 de mayo".

México ha reaccionado con enojo a las medidas para evitar la entrada del virus de la nueva gripe impuestas por China, y que han forzado a la cuarentena a los 176 ocupantes del avión en que viajaba un contagiado del virus, un varón de 26 años de ciudadanía mexicana, así como a los 300 huéspedes (varios de ellos españoles) del hotel en Hong Kong en el que se alojó posteriormente.

Según confirmó a Europa Press una residente mexicana en Pekín desde hace seis años, las autoridades sanitarias chinas han rastreado a los nacionales mexicanos en el país para descartar que ninguno de ellos haya viajado a su país recientemente por otras vías, escapando a los controles.

"Vinieron los responsables de la gestión de nuestra urbanización y nos preguntaron si habíamos viajado recientemente a México o si habíamos recibido visitas de familiares o estado en contacto con algún otro mexicano recién llegado", explicó Mónica Ching, que rechazó la idea de aprovechar la oferta de su Embajada para volver a su país.

"Llevamos viviendo aquí muchos años, no nos vamos a ofender por los supuestos malos tratos de los que ha hablado la Embajada. Y tampoco creo que éste sea el mejor momento para regresar", añadió.

RESPALDO DE LA OMS

Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS), por otra parte, se han respaldado las medidas sanitarias aplicadas por Pekín. "Hay otros países que están aplicando acciones similares a las de China, no creo que China esté destacándose en ese aspecto", afirmó el representante de la OMS para este país, Hans Troedsson.

Por su parte, China envió a última hora de ayer un avión a México para repatriar a alrededor de 200 compatriotas, según informó hoy la agencia oficial Xinhua. El avión partió de la ciudad de Cantón, en el sur del país, con destino a México DF y Tijuana, y debía estar de regreso esta mañana en Shangai.

Junto a la tripulación del avión, que ha recibido un entrenamiento especial, viaja un equipo de médicos, que serán los encargados de descartar contagios entre los pasajeros.