Muere atropellada una joven de 13 años que hacía una romería en Alicante

  • Crevillent (Alicante), 16 may (EFE).- Una joven de 13 años ha fallecido la pasada madrugada atropellada por un vehículo en una carretera de Crevillent (Alicante), cuando caminaba por la calzada con un grupo de personas que realizaba una romería religiosa.

Muere atropellada una joven de 13 años que hacía una romería en Alicante

Muere atropellada una joven de 13 años que hacía una romería en Alicante

Crevillent (Alicante), 16 may (EFE).- Una joven de 13 años ha fallecido la pasada madrugada atropellada por un vehículo en una carretera de Crevillent (Alicante), cuando caminaba por la calzada con un grupo de personas que realizaba una romería religiosa.

Aunque la Guardia Civil de Tráfico no ha confirmado las circunstancias en que se produjo el siniestro, se sabe que la menor, que falleció en el acto, llevaba puesto un chaleco reflectante.

El grupo de peregrinos había partido poco antes de la cercana localidad de Catral en dirección a Orito, una pedanía de Monforte del Cid donde se halla la cueva con la imagen de San Pascual Baylón, punto final de una conocida y seguida peregrinación que se celebra cada mes de mayo.

El accidente, en el que el conductor resultó ileso, ocurrió a las 1.12 horas en el kilómetro 4,5 de la carretera autonómica CV-904, en las inmediaciones de la gasolinera del Realengo, y los médicos de una ambulancia del SAMU sólo pudieron certificar la muerte de la joven.

Las peregrinaciones de San Pascual Baylón son muy conocidas y secundadas desde gran parte de los municipios de la provincia de Alicante e, incluso, desde algunos cercanos de Murcia y Albacete.

Un portavoz del ayuntamiento de Monforte ha indicado que estas romerías se realizan durante todo el mes hasta la minúscula cueva que alberga la imagen del santo, situada en lo alto de la sierra de Las Águilas, a unos 850 metros sobre el nivel del mar.

Dependiendo de la distancia, habitualmente los grupos que realizan la peregrinación parten la noche anterior para alcanzar el destino por la mañana, donde la tradición dice que se debe entrar a la cueva y tocar el cordón del santo.

El citado santuario se encuentra a tres kilómetros del núcleo rural de Orito, al final un tramo que cuenta con una fuerte pendiente.