Mueren 10 insurgentes y 3 soldados en combates en el norte de Pakistán

  • Islamabad, 4 may (EFE).- Al menos diez integristas y tres soldados murieron hoy en varios enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad paquistaníes y la insurgencia talibán en distintos puntos del norte del país, informó el mando militar de Pakistán.

Islamabad, 4 may (EFE).- Al menos diez integristas y tres soldados murieron hoy en varios enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad paquistaníes y la insurgencia talibán en distintos puntos del norte del país, informó el mando militar de Pakistán.

Según un comunicado, un grupo de siete talibanes, entre ellos el comandante Afsar Hamid, perdieron la vida durante los choques librados en el distrito de Buner, situado a unos 100 kilómetros de Islamabad y al sur del valle de Swat.

En los enfrentamientos, un soldado falleció y otros tres militares resultaron heridos.

La tropas consolidaron hoy sus posiciones en nuevas áreas cercanas a Daggar, la capital de Buner, donde el Ejército inició la semana pasada una operación militar en la que ya han muerto 87 insurgentes.

El mando militar paquistaní denunció que los integristas están utilizando a 2.000 civiles como escudos humanos para impedir el avance de las tropas en Pir Baba y otras áreas septentrionales de la demarcación, reza la nota.

En el distrito de Dir, otros tres insurgentes murieron en combates con las tropas.

Además, los insurgentes destruyeron dos puestos de control y acabaron con la vida de un soldado en la demarcación de Shangla, al norte de Buner.

Y en el valle de Swat, donde las autoridades paquistaníes habían acordado una tregua con los talibanes, se volvieron a registrar numerosos episodios de violencia.

Un grupo de insurgentes atacó de madrugada un convoy militar en la localidad de Barikot y causó la muerte de un soldado y heridas a otros dos.

El suceso tiene lugar después de que ayer los talibanes decapitaran a dos miembros de las fuerzas de seguridad que previamente habían secuestrado.

El Gobierno de la Provincia de la Frontera del Noroeste firmó un acuerdo en febrero con la insurgencia talibán que supone la aplicación de la "sharía" (ley islámica) en la división regional de Malakand -a la que pertenecen Swat, Buner, Dir y Shangla- a cambio de la pacificación del valle, en conflicto desde verano de 2007.

El acuerdo fue aprobado por el Parlamento nacional y ratificado por el presidente, Asif Alí Zardari, pero el avance talibán en distritos vecinos a Swat ha despertado la preocupación de clase política del país y de la comunidad internacional.

El Ejército inició recientemente operaciones en Buner y Dir y ha movilizado tropas en Shangla y Swat, donde los talibanes dan por fracasado el acuerdo de paz.

El grupo islamista liderado por el clérigo radical Sufi Mohamed, que actúa como mediador entre las autoridades regionales y los insurgentes, mantiene congeladas las conversaciones por su rechazo a las operaciones militares.