Nueva Rumasa propone transformar CCM en un banco con continuidad a su labor social y prioridad a C-LM

TOLEDO, 27 (EUROPA PRESS)

El grupo empresarial Nueva Rumasa, propiedad de la familia Ruiz Mateos, presentó hoy su oferta para hacerse cargo de Caja Castilla La Mancha (CCM), actualmente intervenida por el Banco de España, detallando la hoja de ruta para el proyecto, que incluye nueva denominación de la entidad --Banco Castilla La Mancha--, continuidad en su labor social y prioridad a su zona natural, Castilla-La Mancha, en cuanto a operaciones de negocio.

En un comunicado, la firma indica que la propuesta que está ofreciendo sobre CCM está basada en una hoja de ruta, que "a falta lógicamente de ser vista, conciliada y acordada con el Banco de España y las autoridades pertinentes", se sustentaría en una serie de principios básicos.

El primero que enumera es el establecimiento de una nueva ficha bancaria que se denominaría Banco Castilla La Mancha y que contaría con el capital necesario de acuerdo a las exigencias y normativas del Banco de España y abierto a una suscripción pública de acciones.

Después, propone fijar un mecanismo para depurar el balance de la caja con el fin de "sanear todos aquellos activos tóxicos que puedan perjudicar la viabilidad de la entidad en el futuro"; y traspasar, una vez depuradas, todas las partidas del activo y pasivo de la caja al nuevo banco mediante una fijación de valor previa.

Nueva Rumasa también apuesta por dotar a la entidad de un "excelente equipo de profesionales que junto con los actuales, aporten experiencia, ideas y sobre todo una gestión dinámica y profesional que nos permitan afrontar de manera ágil y eficaz la recesión económica que estamos viviendo".

Asimismo, defiende un plan de negocio basado en el mantenimiento de todas las oficinas bancarias y puestos de trabajo; desarrollo de la actividad de negocio dando prioridad máxima a su zona natural de influencia, "ayudando al mantenimiento y a la expansión de su industria, comercio, actividad agrícola, banca de particulares y familiar y atención especial para la pequeña y mediana empresa"; y continuar con la labor social generada por la caja.

"Con esta sugerencia Nueva Rumasa únicamente trata de poner en marcha un proyecto del que estamos plenamente convencidos de su clara viabilidad y que permitiría dar continuidad a la institución y salvaguardar 3.000 puestos de trabajo", concluye.