Obama promete endurecer las leyes sobre impuestos en el exterior

WASHINGTON (Reuters) - El presidente Barack Obama prometió el lunes reformular las políticas impositivas que considera recompensan a las compañías por trasladar empleos estadounidenses al exterior y que permiten que los ricos evadan tributos usando cuentas en el extranjero.

La Casa Blanca estima que el plan ahorraría 201.000 millones de dólares (unos 151.000 millones de euros) durante la próxima década.

En una propuesta que generó críticas de grupos empresariales, Obama dijo que endurecerá las cláusulas del código impositivo que permiten a las compañías diferir el pago de impuestos sobre las ganancias obtenidas en el exterior, siempre y cuando esos beneficios se reinviertan en sus subsidiarias extranjeras.

Esa parte del plan ya despertó el rechazo de grandes multinacionales como Pfizer y Oracle.

Los críticos afirman que esas reglas alientan a las empresas a impulsar sus operaciones en el exterior en vez de crear empleos en el país.

El presidente dijo también que cerrará algunas lagunas y reforzará el control para evitar que tanto compañías como particulares evadan impuestos.

"Las medidas que estoy anunciando hoy nos ayudarán a lidiar con parte de los ejemplos más flagrantes de lo que está mal en nuestro código impositivo", dijo en un anuncio conjunto con el secretario del Tesoro, Timothy Geithner.

"Es un adelanto de una reforma impositiva mayor que necesitamos hacer para que nuestro sistema impositivo sea más simple y sencillo y más eficiente para las personas y las corporaciones", agregó.

Durante su campaña por la presidencia, Obama prometió cambiar esas normas, pero en marzo, 200 empresas y grupos como la Cámara de Comercio enviaron una carta a los líderes del Congreso para manifestar su oposición, diciendo que no estarían al mismo nivel que sus competidores internacionales, muchos de los cuales no deben pagar en su país de origen impuestos por las ganancias en el exterior.

Pfizer, Oracle, Microsoft Johnson & Johnson y General Electric fueron algunas de las firmas que suscribieron la carta.

MUCHOS AFECTADOS

Una amplia gama de empresas, desde bancos y fondos de cobertura hasta farmacéuticas y tecnológicas, se verán afectadas por los cambios, dijeron expertos.

"Esto realmente golpea a la mayoría de las firmas que integran la lista de Fortune 100 y que dependen de un gran acuerdo sobre crecimiento en el exterior para aumentar sus ganancias totales", dijo Drew Lyon, de la oficina de Washington de PricewaterhouseCoopers que asesora en impuestos a las compañías que componen el Fortune 500.

Cerca de la mitad de las ganancias de las firmas multinacionales se obtiene en el extranjero, añadió.

El Gobierno de Obama ha dicho que las multinacionales estadounidenses ganaron 700.000 millones de dólares en el extranjero en 2004 y pagaron en impuestos sólo un 2,3 por ciento sobre esas ganancias.

Algunos expertos tributarios advirtieron que los cambios podrían generar incentivos perversos, como ventas de filiales en el extranjero y movimientos a paraísos fiscales para escapar de los impuestos.

"El plan del presidente Obama para incrementar los impuestos a las corporaciones estadounidenses es una mala idea, en un mal momento y por malas razones", dijo en un comunicado John Castellani, presidente de la Mesa Redonda de Empresas.