Opel sigue sin acuerdo y Alemania culpa a EEUU

BERLÍN (Reuters) - El destino de la compañía automovilística alemana Opel seguía siendo incierto el jueves, pese a las maratonianas negociaciones para protegerla de una posible bancarrota de su empresa matriz, la estadounidense General Motors, que terminaron sin un acuerdo.

Tres ministros alemanes dijeron a los periodistas que después de más de 12 horas de negociaciones en Berlín, la competición de ofertas por Opel se redujo a una carrera entre la automovilística italiana Fiat y la empresa canadiense de piezas de vehículos Magna.

Sin embargo, culparon a GM y al Departamento de Tesoro de Estados Unidos por el fracaso a la hora de acordar un plan que proteja a Opel hasta que se pueda sellar un acuerdo con uno de los posibles compradores.

"Hemos realizado exigencias al Tesoro de Estados Unidos y esperamos respuestas antes del viernes, necesitamos de esas respuestas para acordar un plan", dijo el ministro de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg.

"Aún no tenemos la seguridad necesaria para comprometernos a mediar la financiación hoy", agregó.

Escoger al comprador final de Opel y cerrar el acuerdo podría llevar meses, tiempo que no tienen ni la automovilística ni el Gobierno alemán, ya que se espera que GM se declare en bancarrota en los próximos días, después del fracaso de una propuesta clave sobre intercambio de bonos para sus acreedores.

Para salvar a Opel, Alemania ha elaborado un paquete de ayuda de 1.500 millones de euros. Pero ha hecho que esta ayuda dependa de que el Gobierno de Estados Unidos y GM accedan a su plan de poner temporalmente los activos de Opel en un fideicomiso, una medida que podría proteger sus patentes y tecnologías de los acreedores de GM.

El ministro de Finanzas, Peer Steinbrück, dijo esperar de que se pudiera alcanzar un acuerdo el viernes para salvar a Opel.

Sin embargo, dijo estar "sorprendido y decepcionado" con los negociadores estadounidenses, afirmando que GM había sorprendido a los participantes al anunciar que necesitaba 300 millones de euros adicionales a corto plazo.

También Roland Koch, ministro del estado de Hesse, donde tiene su sede Opel, acusó a la empresa estadounidense.

"Creo que podemos decir claramente que gran parte de los problemas de esta noche vienen de la combinación de nuevas cifras de General Motors y de una postura de los estadounidenses que no ayudó mucho a las negociaciones, por parte del Tesoro de Estados Unidos", afirmó.

Guttenberg dijo que la bancarrota sigue siendo una opción para Opel si los negociadores estadounidenses se niegan a ceder.