Pakistán pide la salida de más civiles y cifra en mil los muertos en ofensiva

  • Islamabad, 17 abr (EFE).- El ministro paquistaní del Interior, Rehman Malik, cifró hoy en más de mil los supuestos talibanes muertos en la operación lanzada por el Ejército en el montañoso norte del país y pidió a los civiles que residen en el territorio controlado por los integristas que abandonen la zona.

Pakistán pide la salida de más civiles y cifra en mil los muertos en ofensiva

Pakistán pide la salida de más civiles y cifra en mil los muertos en ofensiva

Islamabad, 17 abr (EFE).- El ministro paquistaní del Interior, Rehman Malik, cifró hoy en más de mil los supuestos talibanes muertos en la operación lanzada por el Ejército en el montañoso norte del país y pidió a los civiles que residen en el territorio controlado por los integristas que abandonen la zona.

Tras visitar campos de desplazados en el distrito septentrional de Mardan, Malik hizo un llamamiento a los civiles para que abandonen Mingora, principal ciudad del valle de Swat, y otras zonas en las que las tropas tienen previsto asaltar a los talibanes.

"El toque de queda se ha relajado (en la zona de combates), así que deben salir tan pronto como tengan la ocasión", urgió el ministro, según el canal privado "Dawn".

Los 15.000 miembros de las fuerzas de seguridad que se enfrentan a unos 4.000 integristas en Swat -principal escenario de los combates- están intentando dar con los cabecillas talibanes, dijo Malik.

"Obviamente, vamos a golpear a los líderes y comandantes que controlan a los talibanes", aseveró.

El mando militar ya había informado del movimiento de tropas hacia Matta, lugar donde presuntamente se esconde el líder de los talibanes de Swat, el mulá Fazlullah.

Ahora una parte del contingente -formado por soldados regulares y de la guardia de fronteras- se dispone a entrar en Mingora, por lo que el ministro pidió a los civiles que abandonen ésta y otras zonas.

La cifra de muertos ofrecida por el Ejército y las autoridades, que aseguran no haber causado la muerte de civiles, carece de comprobación independiente.

Ayer el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) pidió a la comunidad internacional un "apoyo masivo" para el éxodo de 1.171.000 civiles desde principios de mayo a causa del conflicto.

Pakistán, que ya acoge a otros 500.000 desplazados internos y a 1,7 millones de refugiados afganos en su territorio, se enfrenta a una grave crisis humanitaria en sus áreas norteñas.

Según datos del ACNUR, 130.950 de los desplazados se hallan en los varios campos de acogida habilitados en zonas de la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP) cercanas a los distritos de Swat, Buner, Dir y Shangla, donde se está llevando a cabo la ofensiva contra la insurgencia talibán.

La violencia sigue azotando además al país en otros puntos de su territorio: ayer un ataque con misiles de una avión estadounidense no tripulado dejó 25 muertos en la región tribal de Waziristán del Norte, feudo de los talibanes, y un atentado contra un autobús escolar acabó con la vida de once civiles en Peshawar.