'Pepe el del Popular' vuelve por unas horas a Santander, donde quiere explicar la "segunda versión de lo que es Pepe"

Etiquetas

Pérez Díaz, que tiene ya varias ofertas de trabajo, ha sido recibido "con afecto" y sin "una sola palabra de crítica"

SANTANDER, 23 (EUROPA PRESS)

José Pérez Díaz, el conocido como 'Pepe el del Popular', ha vuelto a pasear por las calles de Santander 18 años después de abandonar España tras destaparse una supuesta estafa de entre 4.600 y 6.000 millones de pesetas en la sucursal del Banco Popular que dirigía en Puertochico. Ha sido, según él mismo dice, una "visita relámpago", para cumplir un "compromiso", pero habrá más, porque siente que "todavía" tiene que dar en la ciudad "una segunda versión de lo que es Pepe".

Ya en Oviedo, tras sólo unas horas en Santander, José Pérez Díaz explicó a Europa Press que su visita a la capital cántabra ha sido un "contraste de impresiones". Ha encontrado una ciudad "preciosa, hermosa, modificada, todo para mejor", pero sobre todo ha encontrado el "afecto" de muchos de los que le conocieron y de los que ahora le reconocen por la calle.

"Me ha llamado mucha gente. Me ha saludado mucha gente. Nada más puedo hablar bien de la gente de Santander", aseguró 'Pepe' en una conversación telefónica, en la que destacó que le han recibido "con mucho cariño, con mucho afecto y con respeto" y no ha tenido "ni una sola palabra de crítica".

Al contrario, hay quienes le han llamado algo "molestos" por no haber podido verle en esta visita tan rápida a la ciudad. Es el caso de dos empresarios que le han comentado que quieren verle y hablar con él.

Mientras sigue asimilando todo lo que ha supuesto su regreso a España, José Pérez Díaz insiste en su voluntad de ofrecer explicaciones de lo sucedido y dice que "todavía" tiene que dar "una segunda versión de lo que es Pepe", algo que desea hacer en Santander. Y de momento prefiere no entrar en más detalles de cómo lo hará, por "respeto" a la justicia, así que emplazó hasta que la situación jurídica se lo permita.

Sí que avanzó que estaría dispuesto a hablar directamente con los afectados si fuera preciso. "Si alguno de los llamados afectados cree que tengo responsabilidad y tengo que verme con él y pedirles disculpas, seguro que lo voy a hacer de muy buen grado", afirmó con convicción.

José Pérez Díaz, en su breve visita a Cantabria, ha dormido muy cerca de la sucursal número 1 del Banco Popular en Santander, de la que fue director. La oficina sigue en Puertochico, y apenas unos metros más allá, en un hotel de Castelar, ha pasado la noche.

Y el desayuno, en otro hotel santanderino, en la zona del Sardinero, lo ha tomado junto a un ex compañero de la sucursal, "un buen amigo y un buen profesional" que, según dice, "tiene un conocimiento más cercano a la realidad". "En el momento en que se enteró de que estaba en Santander me localizó y me dijo que quería comer conmigo", relató a Europa Press.

UN "FAN DEL TRABAJO"

Entre las muchas llamadas que ha recibido, no se han hecho esperar las ofertas de trabajo, porque 'Pepe', en principio, tiene ahora la intención de quedarse en España y, a ser posible, instalarse en Santander. Una de esas propuestas laborales se la han hecho precisamente hoy, pero de momento no ha tomado una decisión y sigue valorando las ofertas.

Lo que tiene claro es que, en cuanto tenga tiempo, tiene que encontrar un empleo. "Me considero un buen comercial y creo que, a pesar de lo que pasó, la gente que me conoce de cerca no me tenga como una mala persona. Lo único que pido es una oportunidad para trabajar", señaló.

Reconoció que no está "en condiciones de exigir mucho" y menos en el momento actual de crisis, pero tiene a su favor el amor por el trabajo. "Como el trabajo siempre me gustó y siempre he sido fan del trabajo, no tengo ningún problema para ello", agregó.

Pero por lo pronto lo más inmediato es resolver los trámites pendientes y poder disfrutar de la familia, ya que hasta ahora apenas ha tenido oportunidad. Lleva menos de una semana en España y, sin embargo, le parece que haya pasado un mes, "por la intensidad" de estos días, que no le ha dejado casi tiempo para "disfrutar" de su padre, de su hermana y del resto de la familia.