Recaudan dinero para una prueba de ADN al presidente de Paraguay

ASUNCIÓN (Reuters) - Una mujer que lleva a cabo una demanda de filiación contra el presidente paraguayo, Fernando Lugo, solicitó ayuda a la ciudadanía para pagar la prueba de ADN incluida en la demanda judicial, en una campaña que amenaza con deteriorar aún más la imagen del mandatario.

Benigna Leguizamón, una humilde vendedora de detergentes de 27 años, asegura que tuvo un hijo con Lugo cuando todavía era obispo, reclama que el mandatario reconozca al niño de seis años, le dé su apellido y ayude a su manutención.

La mujer demandó al presidente días después de que éste reconociera la paternidad de otro niño de dos años, fruto de una relación con una joven de 26 años cuando todavía era jerarca de la Iglesia Católica, una revelación que provocó un escándalo en el país y dañó su popularidad.

Leguizamón solicitó a cuatro bancos la apertura de cuentas solidarias para recaudar los cuatro millones de guaraníes (unos 795 dólares) que necesita para la prueba de ADN, en una campaña que denominó "Por los derechos de Fernando", en referencia al menor.

"Estamos buscando la forma de que alguien que no esté involucrado en cuestiones políticas pueda darnos una ayuda", dijo a periodistas el abogado demandante Leong Je Park, tras recordar las condiciones económicas de Leguizamón, quien es extremadamente pobre y mantiene a sus cuatro hijos.

Lugo, quien sólo reconoció que mantuvo una relación con Viviana Carrillo -la madre del niño de dos años-, aseguró que acataría cualquier resolución judicial, pidió que el examen de ADN se realice en un laboratorio nacional y que la muestra de sangre le sea extraída en la residencia presidencial.

El abogado de Lugo, Marcos Fariña, dijo que el presidente no correrá con los gastos del análisis que debe ser solventado por quien plantea la demanda y solicita la prueba. "Mi cliente no tiene por qué pagar. El no está obligado a solventar esa prueba", aseveró.

Lugo continuó siendo blanco de críticas con la denuncia de otra mujer de 39 años que aseguró haber tenido una relación con el ex obispo poco después de que éste colgara la sotana para dedicarse a la política, fruto de la cual nació un niño de poco más de un año.

El escándalo protagonizado por el presidente, un socialista novato en la política que acabó con décadas de gobierno conservador, motivó la condena de muchos paraguayos aunque varios analistas aseguran que su gestión será medida por sus acciones de Gobierno más que por su vida privada.