Repsol envía a su delegación balear los primeros 5 vehículos ecológicos

  • Palma, 18 may (EFE).- La compañía Repsol ha puesto en marcha los primeros cinco vehículos ecológicos que la empresa tiene en Baleares y que forman parte de los casi 200 que tendrá su flota para ser utilizados por el personal comercial de la dirección territorial de la empresa en las islas.

Repsol envía a su delegación balear los primeros 5 vehículos ecológicos

Repsol envía a su delegación balear los primeros 5 vehículos ecológicos

Palma, 18 may (EFE).- La compañía Repsol ha puesto en marcha los primeros cinco vehículos ecológicos que la empresa tiene en Baleares y que forman parte de los casi 200 que tendrá su flota para ser utilizados por el personal comercial de la dirección territorial de la empresa en las islas.

Según han informado hoy fuentes de Repsol en un comunicado, la compañía equipará su división de negocio de Gas Licuado del Petróleo (GLP) con esta nueva flota de vehículos comerciales propulsados con "autogás", un combustible alternativo capaz de generar importantes ahorros y reducir sensiblemente el impacto ambiental de los combustibles convencionales.

Los modelos entregados en Baleares son Seat Altea XL propulsados con "autogás" y forman parte de la flota de casi 200 vehículos ecológicos, la más importante de la historia en España, según Repsol.

El "autogás" (GLP para automoción) es el carburante alternativo más utilizado en el mundo. Más de 13 millones de vehículos en el mundo y siete millones en Europa están equipados con motores aptos para el GLP-Autogas.

Esta mezcla de butano y propano, que se obtiene, en su mayoría, directamente de yacimientos de gas natural, es una alternativa económica, ecológica y segura.

Repsol comercializa este combustible, un carburante que permite una mejora rápida y efectiva de la calidad del aire, gracias a la reducción de las emisiones de óxidos de nitrógeno entre un 70 y un 90 por ciento y las de monóxido de carbono en un 11 por ciento, frente a otros carburantes.

Además, permite ahorros económicos considerables de hasta un 40 por ciento respecto a otros carburantes tradicionales.