Ridao, partidario de adelantar las elecciones si el Gobierno sigue sin apoyos

  • Madrid, 6 may (EFE).- El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Ridao, ha señalado que podría ser conveniente un adelanto electoral si se conjugan factores como unos malos resultados del PSOE el 7-J, la falta de apoyo al Gobierno para los presupuestos del año próximo o abordar con inestabilidad interna la Presidencia de la UE en 2010.

Ridao, partidario de adelantar las elecciones si el Gobierno sigue sin apoyos

Ridao, partidario de adelantar las elecciones si el Gobierno sigue sin apoyos

Madrid, 6 may (EFE).- El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Ridao, ha señalado que podría ser conveniente un adelanto electoral si se conjugan factores como unos malos resultados del PSOE el 7-J, la falta de apoyo al Gobierno para los presupuestos del año próximo o abordar con inestabilidad interna la Presidencia de la UE en 2010.

Así lo ha asegurado Ridao en una entrevista en EFE, en la que ha reiterado que ve difícil que el PP presente una moción de censura porque, si bien admite que ahora mismo sería muy fácil que todos los grupos se situaran contra el Gobierno en el Congreso, hace notar que resultaría "muy difícil" que se pusieran de acuerdo en apoyar a Mariano Rajoy como sustituto de José Luis Rodríguez Zapatero.

Desde luego ERC, como "partido antagónico por definición" al PP, explica, "en ningún caso va a dar apoyo a una moción de censura de esta naturaleza".

Pero lo que es cierto es que los síntomas de inestabilidad parlamentaria del Gobierno son patentes, y así quedará reflejado, según Ridao, en el debate sobre el estado de la Nación de la semana próxima o en la negociación de los presupuestos generales del Estado para 2010, que se discutirán en la Cámara después del verano.

Y si las cuentas públicas no pueden aprobarse por falta de respaldo, agrega el portavoz de ERC, hay que recordar que existe "una norma no escrita que dice que un Gobierno que no puede aprobar unos presupuestos debe convocar elecciones".

Bajo el punto de vista de Ridao, el Gobierno llega al debate sobre política general "en una auténtica encrucijada: con una crisis que no ha tocado fondo, con casi cuatro millones de parados, con auténtica inoperancia y ausencia de reformas estructurales, y con una política territorial hecha unos zorros, porque no ha dado satisfacción a nada de lo que se plantea".

A su juicio, quedará patente la soledad del Gobierno y del PSOE, y a Zapatero un único "conejo en la chistera": ofrecer un gran pacto de Estado para las reformas estructurales del modelo económico.

De lo contrario, agrega, durante el debate sólo podrá "intentar abrazarse a la oposición, como un púgil al que le falta el oxígeno para acabar el combate".

Sin embargo, el Ejecutivo podría conseguir el apoyo parlamentario que necesita si decide imprimir a su política "un giro autonomista y social", aunque añade: "mucho tienen que cambiar las cosas".

"Creo que si Zapatero da respuesta a las aspiraciones de la mayoría de partidos, agentes sociales y económicos para afrontar esta crisis con las reformas estructurales necesarias de cara al futuro, aunque sean a largo plazo y cuesten toda una generación, puede concitar apoyos", insiste.

También sería deseable a su entender "un poco más de empatía" con las comunidades autónomas, y con las fuerzas minoritarias.

Para él resultaría paradójico, en este sentido, que si en la legislatura pasada Cataluña resultó "un problema, ahora pueda ser la solución en términos de estabilidad política".

En todo caso, convencido de que Zapatero "sólo entiende el lenguaje del 'palo y la zanahoria'", le advierte de que "o cumple ante algunas de las cosas razonables" que se le plantea desde su comunidad, o no logrará el apoyo de ERC ni en este debate ni en lo que resta de legislatura.

Un ejemplo de estas peticiones son el traspaso de Cercanías a la Generalitat, o resolver de una vez y de forma satisfactoria para todas las comunidades la cuestión de la financiación autonómica.

Joan Ridao ha expresado también su voluntad de impulsar una reforma del Reglamento del Congreso con dos objetivos: por un lado, agilizar un procedimiento "decimonónico y anquilosado" y normalizar el uso de las lenguas cooficiales.

No hay avances en esta materia, puesto que PP y PSOE lo "bloquean", pero al menos confía en que se pueda recuperar la llamada "fórmula Marín", la que se usó durante un breve espacio de tiempo la pasada legislatura, que permitía iniciar la intervención con unas primeras palabras en catalán, gallego o euskera, siempre seguidas de su traducción.