Rusia asegura que el veto ruso al porcino español es sólo provisional

  • Riga, 5 may (EFE).- El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, ha asegurado hoy a su homólogo español, Miguel Ángel Moratinos, que el veto ruso a la carne de cerdo procedente de España es una medida "preventiva y provisional de carácter puramente técnico", sin ningún alcance político.

Riga, 5 may (EFE).- El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, ha asegurado hoy a su homólogo español, Miguel Ángel Moratinos, que el veto ruso a la carne de cerdo procedente de España es una medida "preventiva y provisional de carácter puramente técnico", sin ningún alcance político.

Fuentes diplomáticas españolas explicaron a Efe que Moratinos telefoneó a Lavrov desde Riga, donde acompaña a los Reyes en una visita de Estado a Letonia, y le expresó su preocupación por el veto ruso, una medida que, según subrayó el jefe de la diplomacia española, "no tiene ninguna base".

Lavrov insistió en que no se deben hacer lecturas políticas de la decisión rusa de prohibir la importación de carne de cerdo y derivados de España, EEUU y Canadá, y recordó que esta medida sólo afecta a los productos exportados a partir del pasado día 3 y, entre ellos, a los que no hayan sido sometidos durante más de 30 minutos a una temperatura de al menos 80 grados celsius.

En todo caso, se remitió al resultado de la visita a Moscú de un responsable del ministerio español de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino y precisó que, si las explicaciones técnicas de este funcionario disipan los recelos de las autoridades rusas, Rusia levantará la prohibición.

El portavoz del Servicio Federal de Control Veterinario y Fitosanitario ruso, Alexéi Alexéyenko, declaró ayer que su país mantendrá el veto hasta que se aclaren los mecanismos de contagio, porque, a su juicio, "todavía quedan serios motivos para suponer que el virus de la gripe AH1N1 puede transmitirse de los animales a los humanos".

Las autoridades rusas respondían así a las críticas del Gobierno español, que consideró injustificada la decisión de Moscú y recalcó que cualquier ciudadano puede consumir carne de cerdo sin ningún tipo de riesgos, como lo ha confirmado la Organización Mundial de la Salud.